Condenan a prisión a una anestesista que atendió una cesárea estando ebria y causó la muerte de la madre

Además, se le ha prohibido de por vida ejercer la medicina

2 Minutos de lectura

13 de Noviembre 2020 / 19:05 CET

FRANCE-JUSTICE-TRIAL-MEDECINE

Helga Wauters acudió a trabajar bajo los efectos del alcohol

© GettyImages

Helga Wauters, de 51 años, fue declarada culpable de homicidio involuntario por la muerte de una mujer, al acudir bajo los efectos del alcohol a una cesárea de emergencia. Según recogen los medios belgas, los hechos ocurrieron el 26 de septiembre de 2014 cuando Xynthia Hawke, de 28 años, tuvo que ser sometida a una operación de emergencia. Wauters, que era anestesista, introdujo un tubo de respiración en el esófago de la paciente, en lugar de en la tráquea.

Y cuando los niveles de oxígeno descendieron, Wauters usó una máscara de oxígeno en lugar de un ventilador para tratar de reanimarla porque “no sabía cómo hacer funcionar el dispositivo”, según cuentan testigos. El bebé nació sano, pero la joven madre murió de un paro cardíaco cuatro días después de la caótica cesárea.

FRANCE-HEALTH-ACCIDENT-HOSPITAL
Fue detenida en 2014 y pasó a prisión preventiva durante dos meses©GettyImages

La fiscalía solicitó la pena máxima de tres años y la inhabilitación de por vida. Y este jueves los tres jueces encargados del caso estuvieron de acuerdo con la condena.

NIEGA SER LA ÚNICA CULPABLE

Wauters admitió haber comenzado su jornada laboral con una mezcla de vodka y agua “como todos los días” durante los últimos 10 años. Y aunque reconoció su adicción al alcohol, negó ser la única culpable de la muerte de la joven madre; insistiendo en que el ventilador, que según la investigación había afirmado falsamente, que no funcionaba, y otros miembros del personal también tenían la culpa.

Por su parte, ese 26 de septiembre de hace 6 años, un compañero notó mientras se limpiaban antes de la cesárea que su aliento olía a alcohol. Wauters primero dijo a los investigadores que había tomado una ‘copa de vino rosado’ con amigos antes de regresar al hospital. Pero justo después de ser detenida por la policía, se descubrió que el contenido de alcohol en su sangre era de 2,38 gramos por litro-lo que corresponde a 10 vasos de vino- y además encontraron 14 botellas de vodka vacías en el piso de ella.

FRANCE-JUSTICE-TRIAL-MEDECINE
Los familiares de la víctima en la entra de los juzgados©GettyImages

Su adicción al alcohol empezó después de una ruptura sentimental en 2005. Wauters, que es belga y supuestamente una “brillante” estudiante de medicina, se fue a vivir a Francia por trabajo después de ser despedida de dos empleos anteriores por beber en su jornada laboral. En el país galo fue contratada durante diez días en el hospital donde luego ocurrió la tragedia. Según apunta la investigación, la agencia de reclutamiento que la contrató en nombre de la clínica francesa no había verificado sus credenciales.

INDEMNIZACIÓN MILLONARIA

Además, Wauters tendrá que pagar casi 1,4 millones de euros por daños a la familia de la víctima: el hijo de Hawke; el padre de la bebé y su pareja, Yannick Balthazar; su hermana, Iris; y sus padres, Clare y Fraser Hawke, de Somerset.

La familia asegura sentirse aliviada ante la sentencia máxima impuesta por el tribunal. “La muerte de Xynthia nunca debería haber ocurrido. La extraño todos los días de mi vida. La vida de Xynthia quedó en manos de Helga Wauters, quien tomó la decisión de venir a trabajar borracha... esta decisión mató a mi hermana esa noche ”, dijo su hermana ante la corte en una emotiva declaración.

tags: