Detienen a una enfermera en el Reino Unido acusada de matar a ocho bebés e intentar acabar con la vida de otros diez

Lucy Letby, de 30 años, ya había sido detenida anteriormente hasta en dos ocasiones y puesta en libertad debido a falta de pruebas

3 Minutos de lectura

12 de Noviembre 2020 / 11:36 CET

Healthcare Worker Has been Arrested In Probe Of Baby Deaths At The Countess Of Chester Hospital

Lucie Letby, de 30 años, fue detenida el martes e inculpada por ocho asesinatos y 10 intentos de asesinato “en el periodo de junio de 2015 a junio de 2016”. En la imagen, la entrada del Hospital de Chester, en Reino Unido

© GettyImages

Una enfermera británica, de 30 años, que trabajaba en el hospital de Chester, en el oeste de Inglaterra, ha sido detenida tras ser acusada del asesinato de ocho bebés y el intento de homicidio de otros diez tras haberse llevado a cabo durante tres años una larga y exhaustiva investigación por parte de las autoridades locales.

Countess of Chester Hospital police investigation
Las autoridades registrando y recabando pruebas en el domicilio de la enfermera ©GettyImages

La mujer, que responde al nombre de Lucy Letby, ya se encontraba en el punto de mira e incluso había sido detenida anteriormente hasta en dos ocasiones. La primera de ellas en 2018 tras un aumento en el número de fallecimientos en la unidad neonatal del hospital y nuevamente acusada por los supuestos mismos delitos en 2019. Sin embargo, en ambas ocasiones, la acusada había sido liberada por falta de pruebas, hasta que esta semana todas las piezas del puzzle acabaron encajando y Lucy fue finalmente detenida.

La policía inició una investigación después de que el hospital expresara su preocupación por el alto número de muertes entre marzo de 2015 y julio de 2016, señalando que los decesos estaban un 10% por encima del promedio y tras una investigación interna llevada a cabo por los médicos en la que descubrieron que los bebés prematuros habían muerto tras sufrir una insuficiencia cardíaca y pulmonar, inusualmente imposible de resucitar. Los amigos y familiares de la enfermera declararon en aquel momento que estaban convencidos de que Lucy era algo “torpe” pero ”bondadosa” e inocente.

Graduada por la Universidad de Chester, la enfermera, que anteriormente había trabajado en el hospital de mujeres de Liverpool e incluso había encabezado alguna campaña de recaudación de fondos para los más necesitados, comparecerá hoy mismo ante el tribunal de Warrington, a unos 30 kilómetros de Chester.

Los padres de todos los bebés implicados en el caso están recibiendo información puntual por parte de las autoridades, así como apoyo psicológico, señaló la policía.

Countess of Chester Hospital police investigation
La mayoría de los niños fallecidos lo hacían tras sufrir una insuficiencia cardíaca y pulmonar, inusualmente imposible de resucitar e incluso algunos de ellos presentaban misteriosas manchas en la piel ©GettyImages

El caso, como no podía ser de otra forma, ha causado un gran revuelo y conmoción en el Reino Unido, sobre todo a partir de que las sospechas de las muertes de los recién nacidos comenzaran a dirigirse en 2018 hacia la enfermera.

La policía, que antes de proceder al arresto de la sanitaria también registró su casa, así como la de sus padres en busca de pruebas, recordó este miércoles que Letby tiene derecho a un juicio justo y que no debería compartirse información o comentarios en la red que conlleven perjuicio de alguna forma sobre el procedimiento en marcha.

Letby, que se enfrenta a ocho cargos de asesinato y diez cargos de intento de homicidio durante el período de junio de 2015 a junio de 2016, trabajó como estudiante en prácticas en el centro público durante tres años, antes de terminar sus estudios en la universidad local y especializarse como enfermera infantil. Desde entonces, la acusada trabajó en la unidad neonatal, especializada en bebés que requieren distintos niveles de cuidados.

Cada año, esta unidad atiende a unos 400 bebés, pero desde finales de julio de 2016 dejó de admitir a niños nacidos antes de las 32 semanas de gestación, momento desde el cual no se registraron más muertes.