La aportación española en la vacuna de Pfizer tiene nombre propio, Alicia Solorzano

Es una viróloga de gran prestigio internacional a la que fichó la multinacional al inicio de la pandemia

2 Minutos de lectura

11 de Noviembre 2020 / 19:22 CET

Vacuna contra el coronavirus

Pfizer fichó a Alicia Solórzano en febrero, cuando el coronavirus comenzaba a expandirse por el mundo

© EuropaPress

Alicia Solórzano Quijano es una viróloga de prestigio internacional a la que fichó Pfizer el pasado mes de febrero, cuando el coronavirus ya había comenzado su expansión por el mundo. Para entones, la multinacional ya estaba centrada de lleno en dar con la clave de una vacuna que hiciera frente al nuevo virus y necesitaba en su equipo a los mejores científicos. Por eso eligieron a Solórzano, cuyos trabajos previos para combatir la gripe resultaban de gran valor en esta investigación trascendental para la humanidad.

Y han dado sus frutos. Este domingo Pfizer anunciaba que su vacuna era efectiva en un 90 por ciento y que, por tanto, servía para prevenir la enfermedad. Sí, es cierto que hay que ser cautelosos porque el dato se ha obtenido en un análisis preliminar, pero no olvidemos que ese análisis es justo el anterior al paso final, al de la aprobación. Por fin algo de luz al final del túnel y una científica española, desconocida para el gran público hasta ahora (aunque no en su sector) ha contribuido al que –todo parece indicar- será el gran hito del siglo.

Alicia nació en Valladolid y se mudó junto a su familia, a los 9 años, a Palencia, de donde son originarios sus padres. De allí, se marchó, ya de mayor, a Salamanca a estudiar Bioquímica y Biología Molecular. Cursó la carrera entre 1996 y 2001; tan solo un año después, decidió cruzar el charco y establecerse en Nueva York, donde trabajó en el Hospital Monte Sinaí de la mano del investigador español Adolfo García Sastre, todo un referente en el virus de la gripe, según recoge Diario Palentino.

La vacuna da inmunidad adquirida
La investigación de Solórzano en el virus de la gripe ha sido clave para el desarrollo de la prometedora vacuna de Pfizer©GettyImages

Allí estuvo cinco años, hasta 2007, cuando fue contratada por la Universidad de Maryland, también una institución clave en la investigación del virus. En 2015 regresaba al Monte Sinaí para unirse a un equipo de investigadores que buscaba una vacuna universal de la gripe. De nuevo en el hospital neoyorquino, siguió ampliando su formación y cursó un MBA o máster de administración de empresas en la West Texas A&M University. Y su trayectoria profesional continuó creciendo.

Después pasó a Regeneron, una compañía de biotecnología que también estudia cómo plantar cara al Covid y, tal y como expone la publicación ya citada, es la que ha elaborado el tratamiento experimental que se le administró a Donald Trump cuando anunció que se había contagiado de coronavirus. En esta empresa trabajaba cuando fue fichada por Pfizer. La labor de Alicia Solórzano Quijano aquí y el resultado obtenido ya es historia.