Una universidad acepta cocos como pago de la matrícula de estudiantes con problemas económicos

La institución educativa reelabora productos con el fruto y permite que los estudiantes los vendan dentro del mismo campus

2 Minutos de lectura

06 de Noviembre 2020 / 15:33 CET

Cocos

Además de cocos, la institución indonesia acepta hojas de moringa y de gotu kola

© GettyImages

A finales del pasado marzo, la administración de la Venus One Tourism Academy, en Gianyar, Bali, comenzó a aceptar que los estudiantes que pudieran comprobar que estaban atravesando por problemas económicos, pagaran la matrícula de la institución con diversos productos naturales. La escuela acepta como pago, moringa, que es un antioxidante, analgésico y antiinflamatorio natural; hojas de gotu kola, que son muy útiles para regenerar la piel en caso de quemaduras o de enfermedades como la psoriasis; y cocos, que también tienen propiedades antioxidantes, pueden regular la presión sanguínea y disminuir los triglicéridos.

De acuerdo con Wayan Psek Adi Putra, responsable de la institución educativa, el objetivo principal es engrandecer el espíritu emprendedor, así como incentivar a los estudiantes a que no abandonen los estudios y continúen con sus carreras que, en muchos de los casos, ya están a punto de concluir. Además, después de recibir los productos naturales, la academia se encarga de elaborar otros productos que se deriven de ellos, como aceite de coco y jabón de hierbas, para que los estudiantes puedan venderlos dentro del mismo campus, lo cual les genera beneficios extras. “En principio, el plan de pago de la matrícula constaba de tres cuotas, una del 50%, otra del 20% y una última del 30%, pero debido a la pandemia por Covid-19, comenzamos a ofrecer políticas flexibles. Como producimos aceite de coco virgen (VCO), los estudiantes pueden pagar con cocos”, declaró Pasek Adi Putra al medio local Balipuspanews.

A los estudiantes de zonas muy golpeadas por el Covid no se les permite participar en la práctica©GettyImages


Respecto a las condiciones bajo las que el centro educativo ha seguido, durante la pandemia, impartiendo clases y, en especial, elaborando productos naturales para el uso diario, el responsable de la institución compartió que el campus ya ha sido supervisado por la Oficina de Recursos Humanos de Gianyar. “En cuanto a los resultados de la supervisión, podemos mantenernos en pie con la práctica de reelaboración de productos naturales, aunque esto supone un proceso estricto y debemos considerar ciertas restricciones (…) Por ejemplo, hay estudiantes que provienen de zonas que han sido muy golpeadas por el Covid-19 y a ellos no se les permite participar en la práctica, a pesar de que tanto ellos como sus familias no estén infectados”, declaró el director. Pasek también compartió que los procesos de fabricación que la escuela ha implantado reúnen una serie de exigencias que los estudiantes deben cumplir, como usar mascarilla en todo momento, mantener la distancia de seguridad, lavarse las manos continuamente y tomar su temperatura corporal de manera constante.

La importancia de la iniciativa de la escuela indonesia

Además de la enorme ayuda que la escuela está generando al solventar los gastos de educación que reciben los estudiantes, cuyas familias han perdido sus empleos durante la pandemia, también los está enseñando a afrontar la crisis de manera activa, aportando algo a su comunidad. “Qué importante es comprender el potencial biológico que nos rodea (…) Cuando termine esta pandemia, nuestros estudiantes regresarán al mundo laboral con un nuevo enfoque. Podrán encontrar nuevos clientes más adelante cuando se conviertan en revendedores”, compartió Wayan Pasek.