Confinada en su casa desde hace 18 años, así ha sido localizada una mujer malagueña que había sido dado por desaparecida

La mujer, que convivía con su madre y su hija, había perdido toda su musculatura debido a la falta de movilidad

2 Minutos de lectura

06 de Noviembre 2020 / 11:25 CET

Policía Nacional

Los agentes del Grupo de Homicidios de la Comisaría Provincial de Málaga localizaron a la desaparecida en el interior de su domicilio

© EuropaPress

No es la primera vez que sucede y la historia lo respalda. Huguette Clark, Mary Mallon o Ida Wood también fueron mujeres que permanecieron confinadas por voluntad propia mientras el mundo seguía su curso a su alrededor. La primera de ellas permaneció “encerrada” en su apartamento de Nueva York durante 60 años, la segunda estuvo ingresada en un hospital durante 25 años y la tercera vivió recluida en un hotel durante tres décadas. Ahora, la historia se repite, esta vez en Málaga donde la Policía Nacional ha localizado a una mujer, de 47 años, que llevaba recluida en su vivienda desde hace 18 años.

Fue un tío de la desaparecida quien tras casi dos décadas sin saber nada de su sobrina decidió denunciar recientemente su desaparición poniendo así en alerta a los agentes del Grupo de Homicidios de la Comisaría Provincial de Málaga que decidieron iniciar una investigación para intentar dar con su localización.

National Police Custody 83 Infected By Covid-19 In Málaga
La desaparecida, que se encontraba en un estado de aparente debilidad, fue trasladada al hospital para ser examinada y recibir la atención médica necesaria ©GettyImages

A pesar de que no existían ningún tipo de registro público que acreditaran movimientos de la desaparecida, su última renovación del DNI data del año 2001 y tampoco constan asistencias médicas en las bases de datos del Servicio Andaluz de Salud, las autoridades encargadas del misterioso caso acabaron dando con su paradero, que no era ni tan lejano ni tan extraño como en un primer momento se podría pensar, pues la desaparecida se encontraba en su domicilio, el lugar que ella misma y por voluntad propia había elegido para “desaparecer” del mundo.

Sin embargo, no fue tarea fácil para las autoridades conseguir entrar en la vivienda de la protagonista de esta historia, pues ésta no vivía sola, sino que lo hacía junto a su madre y su hija, a quienes los vecinos solo veían entrar y salir esporádicamente del edificio sin detenerse a interactuar con nadie y con actitud huidiza. Tras varios intentos fallidos de las autoridades por lograr entrar en la casa de la desaparecida y tras la renuncia de la madre de esta por facilitarles el acceso a la vivienda, los agentes, ante la posibilidad de que aquella se encontrara en una situación de grave riesgo para su integridad física y/ o moral, solicitaron a la autoridad judicial un mandamiento de entrada en el domicilio.

Débil y alterada

Una vez conseguido el permiso, los policías accedieron al domicilio junto a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Málaga, teniendo que utilizar la fuerza ante la negativa de sus moradoras. Lo que allí se encontraron fue, en mayor o menor medida, lo esperado, pues la desaparecida se encontraba bastante débil y había perdido la musculatura en las piernas por la falta de movilidad, lo que le impedía caminar con normalidad, además de estar bastante alterada debido a la situación de nerviosismo trasmitida tanto por su madre como por su hija.

Paralelamente a los hechos, y tras ser trasladada a un hospital para recibir la atención médica necesaria, se pudo conocer gracias a la información suministrada por una funcionaria pública la especial situación del núcleo familiar de la desaparecida, pues ésta había sido la encargada de gestionar los trámites necesarios para que la madre pudiese seguir cobrando la pensión de viudedad después de estar un año sin percibirla por falta de renovación de documentación, a la vez que les tramitó la instalación de un contador de agua tras un corte en el suministro.

tags: