Aitor, el pequeño de ocho años que ha fallecido tras acudir cinco veces a urgencias y diagnosticarle que ‘no tenía nada’

La autopsia judicial solicitada por la familia, señala que una peritonitis fue la causa de la muerte

2 Minutos de lectura

05 de Noviembre 2020 / 13:06 CET

sucesos

La abuela y tutora lefal de Aitor ha dado testimonio de lo sucedido a través de las redes sociales

© marta.gonzalvezalba.71

Hace tan solo una semana que la vida de Aitor de tan solo ocho años se apagó para siempre. Cuatro días antes de su fallecimiento, el pequeño comenzó a sufrir fuertes dolores abdominales acompañados por vómitos, motivo por el cual su abuela y tutora legal, Marta González, decidió llevarle al centro de salud de Petrer (Alicante) donde sin realizarle ninguna prueba le enviaron de nuevo para casa. Tras persistir los dolores, Marta decidió acudir junto a su nieto al Hospital General Universitario de Elda, donde le realizaron una analítica de orina y le dijeron que podría estar sufriendo gastroenteritis.

Sin embargo, el estado del pequeño fue empeorando y decidió llevarlo de nuevo al hospital donde los médicos le inyectaron suero para que dejara de devolver y fue enviado de vuelta a casa. Pero, Aitor no mejoraba y su abuela decidió llevarle de nuevo al ambulatorio donde no le hicieron nada. No contenta con la atención recibida y viendo el estado de su nieto regresó de nuevo al Hospital de Elda, donde una vez más le dijeron que se fuera a casa porque al pequeño “no le pasaba nada”.

Pero Aitor cada vez estaba más débil y dolorido y una vez más Marta le llevó al hospital, donde le recomendaron, tal y como ella misma ha relatado públicamente, que no lo llevara más debido a que existía un alto riesgo de contagio por coronavirus. Por lo que ambos fueron enviados una vez más de vuelta a casa. Sin embargo, al día siguiente, en torno a las 7 de la mañana, el cuerpo de Aitor no aguantó más y el pequeño acabó desvaneciéndose en el cuarto de baño. Tras ser trasladado en ambulancia, el menor fue ingresado en las urgencias del Hospital de Elda, donde dos horas más tarde acabaría falleciendo.

Una abuela sin consuelo

Rota de dolor y sin encontrar ningún tipo de consuelo, su abuela, que presentará una denuncia por negligencia, ha recurrido a las redes sociales para contar lo sucedido y pedir que se haga justicia por su niño. “Cinco veces en Urgencias y me lo han dejado morir. Que este dolor no lo tenga nadie. Juro por la memoria de mi hijo que la vida que me quede por vivir la voy a dedicar a que paguen lo que le han hecho porque he enterrado mi vida entera. Así que por Dios pido que no permitáis que a ningún niño más le pase esto porque era un ángel que no se merecía todo esto y a mi me han quitado la vida”, dice Marta sin poder contener el llanto. “No lo hago por darle pena a nadie. No lo hago por dinero. No quiero nada. Solo quiero que mi hijo no sea un número más. Que se haga justicia con mi hijo. Con eso ya me sobra aunque nunca me van a quitar el dolor ni la pena”, continúa diciendo Marta quien pide que los médicos reconozcan que se equivocaron con el diagnóstico.

Tras conocer el hecho, el Departamento de Salud de Elda (Alicante) ha abierto una investigación sobre el fallecimiento de un niño de ocho años y se ha puesto “a disposición de la familia para colaborar en el esclarecimiento de los hechos” que han desembocado en “tan triste suceso”. El departamento de salud asegura en el comunicado que desde que la dirección médica del hospital tuvo conocimiento de los hechos, “ha recabado toda la información clínica para aclarar las circunstancias que derivaron en el fallecimiento del menor”, mientras que el Servicio de Pediatría del centro ha facilitado los informes clínicos a la familia. No obstante, el departamento de salud especifica que la autopsia del niño se ha realizado en el Instituto Anatómico Forense, ”por lo que el centro hospitalario no conoce el resultado de la misma”.