Científicos de Oxford crean un algoritmo para decidir quiénes deberían ser los primeros en vacunarse

El nivel de ingresos y el origen étnico son algunos de los varios factores que han sido tomados en cuenta

2 Minutos de lectura

04 de Noviembre 2020 / 17:51 CET

Vacuna

El algoritmo de Oxford considera varios factores y establece 11 grados de prioridad

© GettyImages

Decidir quiénes serán los primeros en vacunarse, después del personal sanitario y de las personas de riesgo, supone uno de los grandes retos a los que se enfrentará la sociedad una vez que la vacuna del coronavirus esté lista. Ante esto, científicos de la Universidad de Oxford han creado un algoritmo que podría ser el encargado de decidir quiénes son las personas que deben ser vacunadas antes.

De acuerdo con un artículo publicado por Mirror, el algoritmo de Oxford considera varios factores gracias a los que establece 11 grados de prioridad. Algunos de los aspectos que los científicos han incluido en su creación, son la edad, el sexo, el tipo de empleo, el nivel de ingresos, el origen étnico, si se están tomando medicamentos, si se es fumador y si se tiene sobrepeso. Todas las características a considerar para elegir el orden de vacunación están basadas en revelaciones hechas por resultados de estudios recientes como, por ejemplo, que las mujeres tienen menor riesgo de enfermar gravemente que los hombres o que la tasa de mortalidad se incrementa en lugares en los que hay más pobreza. El algoritmo aún no ha sido publicado por la Universidad de Oxford ya que actualmente está siendo revisado, pero se espera que se haga público después del 15 de noviembre.

Se espera que se haga público después del 15 de noviembre
©GettyImages

Según los expertos, ¿quiénes son las personas con mayor riesgo de enfermar por coronavirus?

Desde el inicio de la pandemia por Covid-19, se han publicado varios estudios que indican cuáles son las probabilidades de enfermar de las personas, para lo que se han analizado factores relacionados con su estilo de vida. La agencia de gobierno Public Health England (PHE), por ejemplo, determinó en un estudio que, fallece el doble de hombres en edad laboral diagnosticados con coronavirus, que de mujeres. La agencia también descubrió que algunos trabajadores con menor nivel de estudios y por tanto actividades con mayor contacto con otras personas, tienen una tasa de mortalidad casi cuatro veces mayor a la de los profesionales que tienen trabajos más corporativos. Esto lo descubrieron después de detectar que los guardias de seguridad representaron uno de los sectores más afectados durante la primera ola de contagios.

Por su parte, la Clínica Mayo ha publicado en su web que las personas más vulnerables a contraer el virus y con mayor riesgo de presentar complicaciones durante la enfermedad son personas de edad avanzada, en especial quienes sobrepasan los 85 años; personas con problemas pulmonares, como fibrosis quística, fibrosis pulmonar, asma en cualquiera de sus niveles y cáncer de pulmón; personas con el sistema inmunitario debilitado a causa de trasplantes de órganos, de tratamientos oncológicos o con VIH/Sida; personas con enfermedad renal o enfermedad hepática crónica, así como personas con enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad.

Ante cualquiera de estos padecimientos, la reconocida institución hospitalaria, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), han mantenido la insistencia en tomar las medidas necesarias para evitar una infección, como el frecuente lavado de manos, hacer correcto uso de la mascarilla, evitar asistir a eventos en los que haya mucha gente, desinfectar constantemente superficies que son tocadas con frecuencia y, en general, quedarse en casa cuanto sea posible. Las instituciones también han hecho hincapié en que, aun superando la enfermedad, los efectos secundarios pueden llegar a presentarse, por lo que recomiendan prevención.