¿Secuestro o confusión? La extraña desaparición de una niña de 3 años a la que se llevó de su colegio un desconocido

La pequeña ha sido localizada en el interior de un coche, sola, pocas horas después

2 Minutos de lectura

29 de Octubre 2020 / 17:45 CET

Un desconocido se la llevó del colegio, asegurando ser su padre

Amèlia, de 3 años, en las imágenes que se distribuyeron durante su búsqueda

© Policía Local de Calella

Cuando los padres de Amèlia, de 3 años, fueron a recogerla este miércoles al colegio, en el municipio barcelonés de Calella, se encontraron con que alguien se la había llevado media hora antes. Interpusieron una denuncia de inmediato y movieron cielo y tierra para hallar a la pequeña. Afortunadamente, lo lograron tan solo unas horas más tarde.

La niña se encontraba en el interior de un coche en Tordera (a unos 15 kilómetros de Calella) en buen estado de salud. Poco después, los mosso’s de esquadra localizaron a la persona que se la había llevado, un hombre de edad avanzada al que detuvieron, si bien no tardaron en ponerlo en libertad.

En su declaración, el hombre ha asegurado que tiene una hija de la misma edad que se llama igual y a la que no ve desde hace dos años. Por eso, según él, cuando llegó a la escuela y preguntó por Amèlia, de 3 años, y se la entregaron, no pensó que pudiera ser otra niña. Afirma, por tanto, que es producto de una confusión, pero su versión es tan enrevesada que los agentes encargados del caso investigan si efectivamente es un error o si, por el contrario, se trata de un secuestro.

Al parecer –y siempre según su declaración- habría ido en primer lugar al centro de educación infantil en el que estaba escolarizada antes de perder el contacto con ella. Allí le habrían dicho que ya había pasado de ciclo y que debía de estar matriculada en un colegio, por lo que se dirigió a la escuela pública El Far, donde una profesora suplente le entregó a la otra niña sin pedirle ninguna identificación.

  

La Policía Local de Calella, con la información recabada de los testimonios de varios testigos, obtuvieron indicios significativos de la persona que se había llevado a la pequeña y del vehículo que conducía. Gracias a la colaboración de los dos cuerpos policiales, dos mosso’s de esquadra vestidos de paisano la localizaban poco después en el interior del coche, sola. Inmediatamente, no solo avisaron a los padres de Amelia, que esperaban con gran angustia en la puerta de la comisaría noticias de su hija, sino que también les hicieron una videollamada para que comprobaran que la pequeña se encontraba perfectamente, según recoge La Vanguardia.

La investigación también gira en torno a una presunta negligencia del centro escolar por entregar a la menor sin solicitar ningún tipo de documentación, cuando lo habitual en estos casos es que los padres avisen con antelación de que va a ir a recoger al alumno otra persona, debiendo, además, presentar su documento de identidad. Al parecer, la confusión en el centro vendría de la mascarilla que llevaba el hombre y que le cubriría gran parte de rostro, lo que les había hecho creer que se trataba del padre de Amèlia.