Un policía arresta a un repartidor de comida rápida y termina entregando él mismo un pedido que quedaba pendiente

El conductor infringió varias normas de tráfico por las que no podía ser liberado para entregar el pedido que le quedaba

2 Minutos de lectura

27 de Octubre 2020 / 17:52 CET

Policía británico

Un policía arresta a un repartidor de comida rápida y se termina haciendo cargo de entregar un pedido que quedaba pendiente

© GettyImages

Unos policías de la localidad de Woodley, en Berkshire, Inglaterra, detuvieron a un hombre después de ver que tenía uno de los neumáticos desgastados, algo que en la localidad revisan con mucho esmero para prevenir los accidentes causados por la lluvia. Lo que no sabían era que además del inconveniente mecánico, el conductor, que en el momento de la detención estaba trabajando como repartidor, también estaba infringiendo otras normas. Por este motivo, los oficiales, además de cumplir con su labor, se vieron en la necesidad de terminar el trabajo del repartidor y entregar el pedido que llevaba, al considerar que las personas que estaban en espera de su comida no tenían culpa de nada.

De acuerdo con medios locales, después de detener al repartidor, este comenzó a dar información falsa sobre su carné de conducir y sobre el seguro de su coche, por lo que los policías se vieron obligados a registrar el vehículo y a hacerle controles de alcohol y drogas para comprobar porqué estaba mintiendo. Durante la inspección descubrieron que además de un neumático desgastado, el hombre conducía bajo la influencia de drogas, motivo por el que lo detuvieron de inmediato e incautaron su coche.

Durante el procedimiento, uno de los oficiales descubrió algo que no esperaban y que consideraron de suma importancia: una bolsa con un kebab recién hecho que el hombre debía entregar a un cliente. Los oficiales, teniendo en cuenta que, al llevarse detenido al hombre, este no podría terminar con su cometido y dejaría a alguien sin su comida, tomaron cartas en el asunto y se dispusieron a averiguar dónde se encontraba la ubicación del destinatario del pedido.

Policía británica
El cliente estaba solo a tres calles de donde habían detenido al repartidor, por lo que uno de los policías caminó hasta ahí y entregó el pedido©GettyImages

Una vez que miraron el domicilio, descubrieron que el cliente estaba solo a tres calles de donde habían detenido al repartidor,  por lo que uno de los policías caminó hasta ahí y entregó el kebab. El hombre, que ya estaba en espera de su comida, se llevó la sorpresa de su vida cuando vio que un oficial en turno era el repartidor que le estaba entregando su almuerzo, pero sin decir más, lo aceptó y lo agradeció.

Después del incidente y a través de la cuenta oficial de Twitter de la Unidad de Operaciones Conjuntas TVP Roads Policing, el oficial a cargo del incidente, detalló los hechos en un tuit en el que confirmó los motivos por los que el conductor fue arrestado. Entre las razones principales fue que dio información falsa asegurando que no contaba con seguro de coche y que no tenía carné de conducir, cuando resultó que ambos documentos estaban vigentes, lo que hizo sospechar a los oficiales que el hombre quería evadir cargos y que al ser un coche asegurado por su empresa, su empleo podía estar en riesgo.

El oficial también confirmó el desgaste del neumático y la influencia de drogas bajo las que el repartidor conducía y razón principal por la que lo llevaron detenido a la comisaría. Para finalizar el detallado informe del policía en Twitter, el agente no quiso dejar sin aclarar qué pasó con el pedido: “¡El kebab también fue entregado por mí a tan solo tres casas de distancia!”.