Muere un niño de 3 años al disparar un arma con el que jugaba en su fiesta de cumpleaños

La pistola pertenecía a un familiar que la llevaba en el bolsillo, de donde se habría caído

2 Minutos de lectura

27 de Octubre 2020 / 16:46 CET

Un familiar había introducido en la casa del niño el arma, que llevaba en un bolsillo

© GettyImages

Un niño de 3 años manipulaba un arma de fuego que acabó disparando sobre su propio pecho mientras celebraba su fiesta de cumpleaños en su casa el pasado sábado. Los adultos se encontraban jugando a las cartas en otra habitación cuando, de repente, escucharon el disparo, según lo que han declarado a la policía. Rápidamente lo trasladaron al servicio de emergencias más próximo, una estación de bomberos en la ciudad de Porter (Texas, Estados Unidos), donde le atendieron de urgencia, pero no pudieron hacer nada por salvar su vida.

Nadie sabía que el chico tenía el arma en su poder. Al parecer, la había introducido en la vivienda un familiar que la llevaba en el bolsillo, de donde o bien se habría caído o bien lo habría cogido el menor sin que el portador se diera cuenta hasta que no fue demasiado tarde. Así lo ha comunicado la Oficina del Sheriff del Condado de Montgomery, que no ha desvelado si ha abierto o no una investigación para aclarar las causas de la muerte, pero sí ha transmitido pésame, asegurando en un comunicado que sus “pensamientos y oraciones están con la familia y los amigos en este trágico accidente”.

Incremento de sucesos similares desde el inicio de la pandemia

La tenencia de armas es considerada en Estados Unidos un derecho avalado, incluso, por la Constitución. A pesar del debate (tanto a nivel nacional como internacional) acerca de la idoneidad de esta norma, son millones los ciudadanos estadounidenses que optan por tener al menos un arma de fuego para usarla, en caso de ser necesario, en defensa propia (otro derecho constitucional de todos los habitantes del país).

En este contexto, el número de disparos accidentales entre menores se ha incrementado exponencialmente desde el inicio de la pandemia, al pasar estos mucho más tiempo en sus viviendas tras el cierre de los centros escolares, según Moms Demand Action, una organización sin ánimo de lucro que promueve la prohibición de la venta de armas a civiles. Por eso Christine Parjer, portavoz en Texas de la ONG, insiste en que “es más importante que nunca tener un espacio de almacenamiento seguro”, en unas declaraciones recogidas por El Mundo. “Hay mucho en juego”, subraya.

Un expositor con rifles en Walmart, la popular cadena estadounidense de grandes almacenes©GettyImages

Según Everytown for Gun Safety, otra organización que lucha contra la proliferación de armas, se han producido en Estados Unidos, en lo que va de año, al menos 97 muertes relacionadas con la manipulación de armas por parte de menores que han provocado disparos no intencionales.

Texas, donde vivía el pequeño fallecido en su fiesta de cumpleaños, es uno de los estados del país con leyes más laxas acerca de la posesión de armas y, por tanto, donde más civiles tienen alguna en su poder. La cultura favorable en este sentido allí es tan amplia que la venta de armamento se ha disparado en el último mes, ante la proximidad de las elecciones presidenciales (el 3 de noviembre) y la posibilidad de que gane Joe Biden, que se ha mostrado partidario de imponer restricciones al respecto.

tags: