Un hombre huye para no pagar una cuenta de 3.000 euros en su primera cita, en la que debía invitar a… ¡23 familiares de su acompañante!

Era una prueba de generosidad impuesta por la chica que pretendía convertirse en su nueva novia, pero él no lo sabía

2 Minutos de lectura

23 de Octubre 2020 / 17:12 CEST

Restaurante de comida china

Un hombre huye para no pagar una cuenta de 3.000 euros en su primera cita

© GettyImages

Xiao Liu es un hombre de 29 años originario de la provincia de Zhejiang, en China, que se enfrentó a una dura prueba por parte de quien pretendía ser su nueva novia y cuya historia se hizo viral en la red social china Weibo. El experimento de la chica consistía en ver si Xiao era o no generoso, por lo que, sin ponerlo sobre aviso, invitó, a lo que debía ser una cena romántica para dos, a 23 personas, entre las que se encontraban amigos y familiares de ella. Con lo que la desconfiada joven no contaba era con que Liu la dejaría colgada con una cuenta de más de 20.000 yuanes, equivalentes a unos 3.000 euros.

La desagradable experiencia que vivió Xiao se dio después de que su madre, preocupada de que su hijo con casi 30 años no tuviera novia, contratara a una agencia matrimonial para que encontrara a la chica adecuada para él. Fue entonces que el servicio de búsqueda de pareja puso todo su empeño para juntar al chico con quien pensaron podría ser su alma gemela.

La agencia encontró a una candidata y de inmediato organizaron una cita a ciegas para que ambos jóvenes se conocieran. Llegó la noche en la que Xiao vería por fin a su posible novia y apareció puntual al lugar del encuentro, pero con lo que él no contaba era que la chica acudiría al restaurante acompañada de más de 20 familiares y amigos, lo que por supuesto hizo vivir a Xiao uno de los momentos más incómodos de su vida.

Pareja en China
La apenada chica se puso en contacto con Liu y explicarle que su única intención era cerciorarse de qué tan generoso era y si le convenía como pareja para un futuro©GettyImages

El joven no cuestionó nada ni hizo ningún comentario al respecto, simplemente se dispuso a entrar al restaurante acompañado del batallón que se había dado cita para conocerlo. Cuando todos terminaron de cenar, como era de esperar, llegó una cuenta kilométrica que el camarero colocó directamente frente a Xiao. Acto seguido y sin pensar en nada más, el abrumado joven se levantó de la mesa y sin decir una palabra salió del restaurante tranquilamente. No fue hasta minutos después de que el candidato a novio abandonara el restaurante que la ‘avispada’ joven se dio cuenta de que no iba a regresar, pero ya era demasiado tarde porque apenas pisar la calle, Xiao se apresuró a apagar su móvil y a huir desentendiéndose de la enorme cuenta.

Poco después, la apenada chica logró ponerse en contacto con Liu y explicarle la situación. Le dijo que su única intención era cerciorarse cómo de generoso era y si le convenía como pareja para un futuro. Tras aclarar las cosas le pidió el favor de que la ayudara con la mitad de la cuenta, a lo que el chico, con la mente más fría, se sintió mal por haber huido dejando un monto tan grande sin pagar, pero lo que sí le dejo claro era que no se haría responsable de una cantidad tan alta de dinero, por lo que le dijo que solo la ayudaría con 4.398 yuanes, unos 600 euros. Finalmente, la chica aceptó y tuvo que pedir ayuda a sus invitados para entre todos hacerse cargo del resto.

tags: