Operan a Fabricio, el niño de 3 años con graves lesiones en un ojo por un incidente con el gel hidroalcohólico

Otro niño le arrojó el gel a la cara mientras estaban en clase, en un colegio de Lalín, Pontevedra

2 Minutos de lectura

21 de Octubre 2020 / 19:22 CEST

Children at school, playground or in the park, sanitizing their hands. Restrictions as

Llubica Sardi, madre de Fabricio, explica que el niño sigue padeciendo dolor tras la operación

© GettyImages

Fabricio, de 3 años, se encontraba en el comedor de su colegio de Lalín (Pontevedra) el pasado lunes cuando otro compañero le arrojó gel hidroalcohólico a la cara, lo que le provocó quemaduras y lesiones tan graves en un ojo que ha tenido que ser sometido a una operación quirúrgica. Ha recibido un trasplante de membrana y, por suerte, la intervención ha salido bien, aunque ahora hay que esperar si hay o no rechazo. En caso de haberlo, tendría que volver a pasar por quirófano.

La cirugía se ha realizado este martes y Fabricio “ha pasado bastante mala noche, con dolor”, explica su madre, Llubica Sardi, al programa ‘La hora de la 1’, de TVE. “Es un niño pequeño y no entiende lo que le ha ocurrido”, por lo que intenta tocarse el ojo continuamente. Incluso para hacerle las curas, ya en la mañana de este miércoles, “tuvieron que dormirlo porque es bastante doloroso para él”.

Madre de Fabricio
Llubica Sardi, madre de Fabricio, explica que el niño sigue padeciendo dolor tras la operación©Captura de pantalla de 'La hora de la 1', de TVE

El incidente se produjo en el CEIP Vicente Arias de la Maza, en Vilatuxe, y la madre del menor está pendiente de ver la evolución de su hijo para decidir si toma medidas legales, puesto que teme que le puedan quedar secuelas. Sus principales quejas son que el gel estuviese al alcance de niños “tan pequeños” como el suyo, de tres años, o del que le habría arrojado el producto, y la posterior actuación de los docentes, que no le habrían lavado correctamente el ojo. Tampoco entiende que no se trasladase al menor con mayor rapidez a un centro sanitario, sino que se esperase a que ella lo fuese a recoger.

Por su parte, Educación ha defendido que en el centro se siguieron las pautas prefijadas para este tipo de situaciones y, tras lamentar el “desafortunado accidente”, ha apelado a extremar las precauciones para evitar casos como este, que, desafortunadamente, no es el único.

Un caso similar en A Coruña

Justo un día después del terrible percance de Fabricio, otro niño de 2 años sufre heridas similares en un ojo después de que otro le lanzase a la cara gel hidroalcohólico mientras jugaban en un parque de A Pobra Do Caramiñal, en A Coruña.

Aunque la madre del pequeño reaccionó con prontitud y le echó abundante agua en los ojos, el niño seguía con un intenso dolor cuando llegó a casa y ni siquiera podía abrir el ojo, por lo que fue trasladado a urgencias del Hospital Clínico de Santiago, casualmente, el mismo en el que está ingresado Fabricio.

Para llevar a cabo una correcta evaluación de las lesiones, tuvo que ser sedado y, afortunadamente, la córnea parece no estar dañada. Tras permanecer hospitalizado varias horas, la evolución del niño es favorable, posiblemente, entre otras cosas, gracias a la rápida actuación de su madre.

tags: