1. home
  2. /Noticias

Madeleine McCann: Tras la pista de dos hermanos rusos con negocios en España

El principal sospechoso, Christian Brueckner, hablaba a menudo, en la época en la que desapareció la niña, con estos hombres

2 Minutos de lectura
Madeleine McCann (Cordon Press)

Madeleine McCann tenía 3 años cuando desapareció en El Algarve en mayo de 2007

© CordonPress

La exnovia de Christian Brueckner, principal sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann, es quien ha puesto sobre aviso a los investigadores del trato que este tenía con dos hermanos rusos con negocios en España que se dedicaban, sobre todo, a la venta de yates. La mujer ha explicado que su entonces pareja trabajaba a menudo para ellos.

La policía alemana busca a estos hombres, si bien no ha revelado si lo hacen por su presunta implicación en los hechos o solo como testigos, dada su relación con Brueckner, que actualmente cumple condena en una cárcel germana por un delito de agresión sexual.

“Sabemos que Christian Brueckner tuvo contactos con personas de habla rusa en la primavera de 2007”, explica el fiscal Hans Christian Wolters al periódico ‘The Sun’. ”Como queremos entrevistar a todas las personas que tuvieron algún tipo de contacto con él en ese momento, también estamos interesados en estos hombres”.

Antes de que el fiscal lo confirmara, fue un antiguo amigo de Brueckner, Manfred Seyferth, quien dio a conocer a los medios de comunicación portugueses la pista que se seguía en estos momentos, indicando que le habían preguntado por los hermanos de nacionalidad rusa: “Me recogieron [los agentes de policía] en Frankfurt y me dijeron que era por un caso de homicidio”, explica Seyferth. “Luego me preguntaron si conocía a dos rusos en España, dos hermanos rusos, y les dije que no conozco a ningún ruso en España”.

Christian Brueckner
Christian Brueckner, principal sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann, en una imagen tomada por la policía italiana en 2018 tras ser arrestado por un caso de agresión sexual©GettyImages

La investigación, en una etapa decisiva

Las autoridades alemanas, que han retomado la investigación como un caso de asesinato, señalaron hace ya tres meses a Brueckner como el principal sospechoso de la desaparición y muerte de Madeleine McCann, pero por el momento no lo han acusado formalmente, a pesar de que aseguran tener pruebas. Por este motivo, los abogados de Brueckner han pasado a la ofensiva y piden que las presenten. “Sería lo justo para el sospechoso y para los padres”, manifiesta uno de los letrados. “Ambas partes podrían juzgar por sí mismas cómo de sólida consideran que es la evidencia”.

De no aportar las pruebas, podría perderse una oportunidad única para hallar respuestas a lo ocurrido a esta niña británica de 3 años cuya desaparición (en el verano de 2007 en El Algarve portugués) conmocionó a toda Europa. “Los detectives saben que el caso pende de un hilo y que las próximas 10 semanas desde ahora hasta fin de año son absolutamente vitales si van a poder resolver el caso y encontrar respuestas”, indica una fuente cercana a la investigación a ‘The Sun’.

Christian Brueckner

Christian Brueckner, un ciudadano alemán con un amplio historial por agresiones sexuales, residía, en la época en la que desapareció Maddie, en una vivienda próxima y tenía trabajos esporádicos en hostelería en la zona. Una llamada de teléfono que habría realizado poco antes de que la niña fuera vista por última vez lo sitúa cerca del lugar de los hechos.