Una turista roba objetos históricos de Pompeya y los devuelve 15 años después

El motivo es que está convencida de estar sufriendo las consecuencias de una maldición provocada por esas reliquias

3 Minutos de lectura

15 de Octubre 2020 / 19:21 CEST

Una mujer roba artefactos históricos de Pompeya y después de 15 años los devuelve

Una mujer roba artefactos históricos de Pompeya y después de 15 años los devuelve porque asegura le causaron una maldición

© GettyImages

En 2005, una mujer canadiense identificada con el nombre de Nicole pasó unas vacaciones por Europa en las que visitó la antigua ciudad romana de Pompeya, asolada literalmente por la tragedia. La turista, que en aquel momento tenía 21 años de edad, pensó que era buena idea robar reliquias del lugar y llevarlas a casa como recuerdo de su gran viaje. Lo que no imaginaba era que los objetos le traerían “15 años de mala suerte”, según sus propias palabras, razón por la que los ha devuelto al lugar al que pertenecen.

“Somos buenas personas y no quiero pasar esta maldición a mis hijos y al resto de mi familia”, reza parte de la carta de disculpa que Nicole mandó a una agencia de viajes local. Junto al escrito, la mujer envió dos piezas de un jarrón de ánfora, dos mosaicos blancos y una pieza de cerámica que arrancó de una de las paredes del parque. Los objetos ya han sido recuperados por el Parque Arqueológico de Pompeya.

De acuerdo al diario italiano Il Messagero, Nicole también mencionó que su única intención era conservar un pedazo de historia, ya que es algo que no se puede comprar. “Era joven y estúpida (…) tomé un trozo de historia que se ha cristalizado con el tiempo y que está cargado de energía negativa. Allí ha muerto gente de una manera tan horrible y yo he tomado trozos relacionados con esa tierra de destrucción”.

La turista, que ahora tiene 36 años, describió cómo ha sido su vida desde aquel viaje, asegurando que la mala suerte la ha perseguido a ella y a su familia con terribles enfermedades y carencias. A lo largo de estos 15 años, Nicole lamentablemente ha sufrido dos episodios de cáncer de pecho que le han supuesto la extirpación de ambos senos. Tanto su enfermedad como otros problemas en su casa, la han llevado a enfrentar una serie de crisis financieras de las que no logra recuperarse.

En su carta al lugar histórico, Nicole también ha asegurado haber aprendido la lección y ruega al lugar que acepten de regreso los artefactos robados bajo la promesa de que ella algún día volverá a disculparse en persona. La carta de la mujer y el paquete con lo que robó iban acompañados por una segunda carta de otra pareja canadiense que, también durante ese viaje, se llevaron piedras del lugar: “Las cogimos sin pensar en la terrible muerte que sufrieron cientos de personas inocentes durante la erupción del volcán Vesubio. Lo sentimos, por favor, perdónenos por tomar esta terrible decisión. Solo queremos que todas esas almas descansen en paz”.

Después de recibir las cartas y las reliquias robadas, un portavoz del Parque Arqueológico de Pompeya dijo a CTV News de Canadá que esta no era la primera vez que turistas aseguraban haber sido maldecidos después de robar reliquias de la ciudad. Como ya son muchos los viajeros arrepentidos y ya van cientos de objetos devueltos, hay una exhibición en el Antiquarium de Pompeya con todo aquello que supuestamente ha llevado la mala suerte a los hogares de las personas. De acuerdo con el portavoz del lugar, ninguno de los artefactos es de gran valor.

Molde de un cuerpo hallado en Pompeya
En el año 79 d. C. el Monte Vesubio hizo erupción y enterró por completo la ciudad de Pompeya en ceniza volcánica, matando a la población del lugar©GettyImages

¿Qué ocurrió en Pompeya?

En el año 79 d. C. el Vesubio, un volcán que a la fecha sigue activo y se encuentra ubicado a unos nueve kilómetros de Nápoles, en Italia, entró en erupción y enterró por completo la ciudad de Pompeya en ceniza volcánica, matando en el acto a la población del lugar. Después de la erupción, Pompeya fue olvidada en el tiempo, hasta que más de 1.500 años después de la devastadora tragedia, en 1748, comenzaron las primeras excavaciones arqueológicas lideradas por el español Roque Joaquín de Alcubierre. La expedición descubriría que los habitantes de aquella ciudad parecían haber sido congelados en el tiempo, lo que dio a los investigadores una más que valiosa aportación de cómo había sido la vida en aquella época.

Hasta hace apenas unos años y de acuerdo con National Geographic, se descubrió también que, en contra de lo que se pensaba, las víctimas de aquella tragedia no sufrieron una larga agonía por asfixia, sino que murieron al instante por exposición a altísimas temperaturas de entre 300 y 600 grados centígrados, conclusión a la que se llegó después de estudiar que algunos de los moldes de los cuerpos presentan lo que se conoce como cadaveric spasm, una postura adoptada únicamente cuando la muerte es instantánea.

Actualmente, los restos de la ciudad de Pompeya son considerados Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

tags: