Hallan desorientada a una modelo en una favela de Brasil un año después de desaparecer en Nueva York

Tenía una reputada trayectoria en la Gran Manzana tras trabajar para firmas de la talla de Armani o Dolce & Gabbana

2 Minutos de lectura

09 de Octubre 2020 / 12:13 CEST

Favela de Río de Janeiro

Morro do Cantagalo, la favela de Río de Janeiro en la que han hallado, desorientada, a la modelo Eloísa Pinto

© GettyImages

Eloísa Pinto Fontes, de 26 años, había conseguido hacerse un hueco en el mundo de la moda neoyorquina, con campañas para firmas como Armani o Dolce & Gabbana. Cuando se encontraba en la cima del éxito de su carrera profesional, desaparece de manera misteriosa en dos ocasiones. La primera vez fue en junio de 2019, en Nueva York; en aquella ocasión apareció cinco días después en White Plains, una ciudad a unos 4 kilómetros de la Gran Manzana. La segunda desaparición resulta mucho más inquietante.

Al igual que la primera, fue vista por última vez en Nueva York y en ambas la han localizado deambulando, desorientada. La segunda ha durado un año, toda una eternidad para sus familiares, y ha aparecido a miles de kilómetros de distancia, en una favela de Río de Janeiro.

Allí habría vivido en la indigencia, en condiciones que habrían puesto en peligro su vida, según indican medios locales sin aportar más información. Casada y con una hija de 7 años, ni su marido -el modelo y productor ejecutivo ruso Andre Birleanu- ni sus ocho hermanos se explican cómo pudo acabar en esa situación.

Ingresada en un hospital psiquiátrico

La policía brasileña la encontró el pasado martes en Morro do Cantagalo, una favela situada entre los populares barrios de Ipanema y Copacabana, al sur de Río de Janeiro. Al verla muy desorientada, los agentes la trasladaron a un centro psiquiátrico, pero una vez allí, Eloísa se negó a entrar.

Uno de los agentes que participó en su rescate, con mucha paciencia, logró ganarse su confianza y convencerla para recibir ayuda médica. Después, las autoridades se pusieron en contacto con un amigo de la familia, Francisco Assis, que reside en la ciudad, para que se responsabilizara de la hospitalización de la joven. Desde entonces sigue internada y no hay previsión de que reciba el alta en los próximos días.

  

Había intentado retomar su carrera durante su desaparición

Durante el tiempo que ha estado desaparecida, se habría puesto en contacto con una agencia de modelos para retomar su carrera en el país en el mes de marzo, según apunta el periódico brasileño ‘Extra’. La agencia en cuestión, Joy Models, ha detallado que fue la joven quien se dirigió a ellos mediante un correo electrónico y, al comprobar su trayectoria, le hicieron una entrevista por videollamada, tras la cual le confirmaron su “interés por representarla en el mercado brasileño”.

Sin embargo, Eloísa les pidió que esperaran para firmar el contrato porque tenía compromisos laborales en Nueva York y en Alemania y que les avisaría cuando finalizaran. El contrato nunca se llegó a formalizar, entre otras cuestiones, por la irrupción de la pandemia de coronavirus.

Un duro trance para la familia

“Es una situación muy difícil”, explica Franciso Assis. “Todo el mundo está sufriendo mucho”, dice en referencia a sus familiares y a sus amigos. Para él, “el caso de Eloísa es una tragedia que le puede pasar a cualquiera”. Nacida en un pequeño pueblo del interior del estado brasileño de Alagoas, “es una niña que se fue de casa a los 17 años” tras ganar un concurso de belleza. Tras marcharse a Sao Paulo, “se emancipa y cae al mundo sin guía ni acompañamiento”, rebela el amigo de la familia, que hace también una advertencia a otras chicas que se pueden encontrar en una situación similar: “creo que hay otras modelos jóvenes como Eloisa por ahí y las familias deben estar alerta”.