La pareja que muere cuatro días después de su boda en un terrible accidente aéreo

La aeronave en la que se estrellaron los recién casados de 30 y 33 años, viajaba desde Colorado hacia el estado de Oklahoma, Estados Unidos

2 Minutos de lectura

08 de Octubre 2020 / 13:59 CEST

La pareja se encontraba en su luna de miel

Una pareja pierde la vida en un aparatoso accidente aéreo cuatro días después de haberse casado

© San Miguel County Colorado Government

La enorme alegría que vivieron Costas John Sivyllis, de 30 años, y Lindsay Vogelaar, de 33, al contraer matrimonio el 1 de octubre, ha terminado en una terrible tragedia. Un accidente aéreo ha arrancado la vida a los recién casados, que viajaban en un pequeño avión Beechcraft Bonanza, pilotado por el mismo Costas. La pareja llevaba apenas 15 minutos de vuelo, tras despegar del aeropuerto de Telluride (en Colorado, Estados Unidos), cuando se estrellaron contra la ladera de una montaña, después de haber presentado una avería, según han revelado las autoridades del Condado de San Miguel.

El matrimonio se encontraba viviendo una gran aventura, ya que habían decidido fugarse para tener una boda en la que solo estuvieran ellos dos. El plan era que después de casarse, irían de luna de miel documentando cada momento para compartirlo con amigos y familiares, según ha informado la oficina del alguacil de San Miguel. En el momento del accidente, la pareja de recién casados se dirigía ya a su hogar en Florida, pero antes de llegar planeaban parar en Oklahoma para cargar combustible.

Los nuevos esposos disfrutaban de viajar y de vivir emocionantes experiencias, tal como deja ver la cuenta de Instagram de Lindsay Vogelaar, que a pesar de que ahora es privada, lleva como descripción de perfil: “Solo intentando ver cada parte de este hermoso mundo”.

Accidente aéreo
Los nuevos esposos disfrutaban de viajar y de vivir emocionantes experiencias©San Miguel County Colorado Government

Costas John había sido piloto e instructor de vuelo para United Airlines y presidente del Comité de Educación Nacional de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas, mientras que Lindsay también trabajaba en la industria de las aerolíneas. Ambos tenían experiencia de vuelo, lo que llama todavía más la atención acerca de la posible causa del accidente.

Tanto la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte como la Administración Federal de Aviación, han iniciado las investigaciones buscando la caja negra del avión, ya que esta registra la actividad y las conversaciones en cabina y permite analizar a fondo cuáles pudieron haber sido las causas del desplome de la aeronave. Estos dispositivos son prácticamente indestructibles, ya que están cubiertos con un blindaje grueso de acero, bajo el cual llevan una capa de aislante térmico que protege los microcircuitos de memoria de incendios. Por eso es de vital importancia que las autoridades estadounidenses la puedan encontrar, para así determinar cuáles fueron las causas del accidente que cobró la vida de la pareja.