Máscaras de barbilla: qué son y por qué no deberías usarlas contra el coronavirus

Se trata de una pequeña pantalla que se ajusta en la barbilla y cubre nariz y boca

2 Minutos de lectura

06 de Octubre 2020 / 20:16 CEST

Máscara de barbilla

Por qué no deberías usar las máscaras de barbilla contra el Covid

© Amazon

Cada cierto tiempo surgen nuevos modelos y modas de protección contra el coronavirus que se presentan como más innovadores, cómodos y eficaces. Si hace poco hablábamos de las mascarillas de cobre y zinc, ahora parece que una de las últimas tendencias es ponerse una especie de mascarillas que funciona como una pantalla protectora que se sujeta en la barbilla y cubre la boda y la nariz con una pantalla transparente. Sin embargo, este invento no tiene ninguna validez científica u homologación para evitar contraer el virus. Además, llevarlas en público supondría un incumplimiento de las normativas y puede acarrear una multa.

“No es equiparable ni a una mascarilla higiénica ni quirúrgica y mucho menos con un EPI”, dice a ‘El Confidencial’ Luis Gil, secretario general de la Asociación Española de Equipos de Protección Individual, quien asegura que este tipo de equipamiento no tiene ningún tipo de protección comprobada y verificada.

Esta máscara está fabricada de la siguiente manera: tiene un soporte de plástico que va en la barbilla con una pantalla transparente para cubrir la zona de la boca, así como la nariz, y en los laterales hay una sujeción que se une en las orejas. Pero no es solo su falta de homologación el problema, sino que no está bien sujeto a la cara, las gotículas tienen espacio para salir por los laterales de la máscara y la parte frontal, además hay una clara ausencia de un filtro.

Máscaras de barbilla
Puede ser incómoda y llevarnos a tocarnos la cara constantemente©Amazon

Los expertos suman otro inconveniente como que la máscara de plástico no es de un tamaño adecuado y puede ser incómodo y que nos lleve a que nos toquemos la cara constantemente.

De hecho, este tipo de mascarilla se usaba antes de la pandemia en otros sectores como el estético o el alimentario, para evitar así que salten objetos a la cara o mismo para que la persona no estornude frente a un producto. Y con el coronavirus se pusieron de moda las pantallas, pero las de un tipo de protección que sigue el reglamento y está avalado por la sociedad de científicos, no como esta máscara.

En principio no está permitida su comercialización en España, pero a través de páginas web de compra y venta como Amazon y Aliexpress se pueden adquirir.

“Me parece peligroso que productos como estas mascarillas puedan estar al alcance de la población, haciendo creer que pueden protegerse con ellas del virus. Lo más importante es adquirir productos que estén homologados para que tengamos garantizada su fiabilidad”, dice Reme Navarro, farmacéutica y cofundadora de Mifarma.es al citado medio.

En conclusión, siempre es mejor llevar la mascarilla que tape boca y nariz y que esté homologada; en caso de las pantallas, que sigan también las normativas, pero siempre usarlas como complemento no sustituto de la mascarilla.