Quino y su historia de amor con Alicia, la mujer que hizo posible la universalización de Mafalda

No se separaron desde que se conocieron, aunque no se hicieron pareja hasta seis años después

2 Minutos de lectura

02 de Octubre 2020 / 17:29 CEST

Quino y Alicia Colombo

Alicia y Quino, en los años 70, en pleno éxito de las tiras cómicas de Mafalda

© GettyImages

Alicia Colombo es desconocida para el gran público, pero sin ella no existirían los miles de fans de Mafalda repartidos por todo el mundo. Esta doctora en Química no dibujó ni a la popular niña ni a ningún otro personaje de sus tiras cómicas, pero hizo posible su difusión. Se casó con Quino en 1960, cuando ella tenía 28 años y él 27, y desde entonces no se separaron nunca.

Dos años después de la boda, Quino recibió un encargo para una campaña publicitaria para la marca de electrodomésticos Mansfield y dibujó a una familia que mostraría su día a día utilizando la lavadora, el frigorífico y otros productos de la marca.

Fue de esta manera como nació Mafalda (llamada así precisamente por Mansfield), pero el contenido publicitario del trabajo de Quino se podía confundir fácilmente con el de unas tiras cómicas propias de los periódicos en los que se iba a anunciar, de modo que estos personajes quedaron guardados en un cajón durante dos largos años.

En 1964 se publicaron en el diario argentino Primera Plana. Que de ahí se conociera en el resto del mundo fue gracias a Alicia: “Había un editor italiano que me escribía y quería editar Mafalda, pero yo no contestaba sus cartas”, explicaba el propio Quino en un homenaje en Buenos Aires hace unos años. “Entonces Alicia le contestó, y así empezó todo”.

Y nació el icono. Las tiras cómicas se tradujeron a quince idiomas y se publicaron en periódicos de todo el mundo. Quino adquirió fama internacional y Alicia seguía en la sombra, como representante y delegada comercial, llevando asuntos intrascendentes para los lectores de Mafalda (como encargarse de las facturas, tratar con los bancos y negociar con los agentes), pero fundamentales para que el artista pudiera seguir centrándose en su obra.

Quino creó Mafalda, pero fue Alicia quien hizo posible que las tiras cómicas se leyeran en todo el mundo©GettyImages

Alicia “ha sido clave para que Quino disfrute de la tranquilidad que le ha permitido dibujar esta tira y cientos de cartones humorísticos a lo largo de muchas décadas”, asegura el editor del dibujante, Daniel Divinsky, con quien mantenía una estrecha amistad.

Cuando Quino conoció Alicia, se hicieron amigos rápidamente. Compartían los mismos intereses y aficiones, como la música, el cine, la literatura… La amistad duró unos seis años: “no se nos ocurrió que podíamos terminar juntos”, comentaba con cierto humor en una entrevista en El País con motivo del Premio Príncipe de Asturias en 2014.

En 1960 se casaron y se fueron a vivir una temporada con los padres de ella hasta que se pudieron alquilar un apartamento en Buenos Aires. Después, tras el golpe de Estado en Argentina, vivieron en varias ciudades de diferentes países.

No tuvieron hijos. “Es una mala porquería traer a alguien aquí sin haberle preguntado”, decía con su peculiar visión de la vida también en El País hace ya dos décadas. Hay quien señala que la hija que tuvieron fue Mafalda, pero él lo negaba; explicaba que los padres de esa niña eran Raquel y el señor delgado y narigudo (y sin nombre) que aparecían en el cómic.

Aun así, este personaje no hubiera existido sin uno de los dos. Quino la creó y Alicia hizo posible que se convirtiera en un icono. Por eso y por su apoyo diario solía agradecer públicamente a su mujer la comprensión y la colaboración que le brindaba.

Sin ella, no hubieran existido los premios (como el Príncipe de Asturias, que le dedicó), los reconocimientos… Ella, Alicia, fue su gran compañera de vida hasta 2017, cuando falleció. Este miércoles, con la muerte de Quino, sus caminos volvían a cruzarse.

tags: