Los cuerpos de los médicos fallecidos en Lérida estaban bajo unas rocas y sepultados por la nieve

La pareja, a la que se buscaba desde el pasado domingo en el Parque Nacional de Aigüestortes, fue sorprendida por una fuerte tormenta

1 Minuto de lectura

02 de Octubre 2020 / 11:56 CEST

Dispositivo de búsqueda desplegado en la zona donde se perdió la pista de la pareja el pasado domingo

© MOSSOS D‘ESQUADRA/EuropaPress

Lidia Bosch y Joan Boixadera, los dos médicos de 27 años, cuyos cuerpos sin vida fueron localizados ayer en el Parque Nacional de Aigüestortes, en Lérida, se encontraban bajo una roca y cubiertos de nieve, según han informado los equipos de rescate. Las primeras investigaciones apuntan a que la pareja, desaparecida desde el pasado domingo cuando salieron de ruta, fueron víctimas de una fuerte tormenta que les llevó a buscar refugio bajo una roca.

Joan y Lidia, los jóvenes médicos desaparecidos en Aigüestortes
Lidia Bosch y Joan Boixadera, de 27 años, eran residentes del Instituto Catalán de Salud©Captura de pantalla de Informativos Telecinco

Los Bomberos de la Generalitat y los Pompièrs d‘Aran que han coordinado los trabajos de búsqueda junto a efectivos de los Mossos d’Esquadra, del Cuerpo de Agents Rurals y de la Guardia Civil, han coincidido en la hipótesis de que la pareja, que se encontraba realizando la conocida travesía de Carros de Fuego, fue sorprendida por el mal tiempo y aunque intentaron regresar a su vehículo, localizado en la localidad de Espot, el frío, el viento y las malas condiciones meteorológicas les impidieron lograr su propósito quedando bloqueados en los alrededores del Lago de Pòdo, en el municipio de Naut Aran, donde finalmente localizaron sus cadáveres.

El Colegio Oficial de Médicos de Gerona ha convocado para este viernes un minuto de silencio para la pareja, ambos residentes del Instituto Catalán de Salud. Además, los médicos gerundenses han emitido un comunicado en el que lamentan la pérdida de estos dos profesionales de la salud, a la vez que han enviado sus condolencias a los familiares, amigos y compañeros de los fallecidos. “Consideramos que la muerte de la pareja ha golpeado especialmente a los profesionales médicos por su joven edad ( 27 años) y por el contexto de incertidumbre en que nos encontramos“.