Clare Bronfman, heredera del imperio Seagram’s, condenada por su implicación en la secta Nxvim

En 2019 se declaró culpable y ahora ha conocido su sentencia: prisión y varias multas económicas

2 Minutos de lectura

01 de Octubre 2020 / 13:25 CEST

US-CULT-TRIAL-SEX-ABUSE

Clare Bronfman estaba considerada como la directora de operaciones de la organización

© GettyImages

Un año y medio después de haber admitido su culpabilidad, Clare Bronfman ha sido condenada a seis años y nueve meses de prisión por el caso de la secta Nxivm. Según la justicia estadounidense, la heredera de la fortuna procedente de la empresa de licores Seagram’s formaba parte de una trama en la que varias personas están acusados de conspirar para cometer robo de identidad, blanqueo de dinero o tráfico sexual, entre otros.

Clare Bronfman estaba considerada como la directora de operaciones de la organización y en abril de 2019, según el comunicado de la Fiscalía, se declaró culpable de ‘conspiración para ocultar y albergar a extranjeros con fines de lucro y uso fraudulento de información de identificación personal’. Además de la pena de cárcel, le han impuesto un castigo económico de 5,11 millones de euros, una multa de 425.000 euros y el pago de 82.000 euros en concepto de indemnización a una de las víctimas del caso.

La heredera de Seagram’s ocupa estos días las primeras filas de la actualidad por su implicación en la secta Nxivm, fundada por Keith Raniere. Éste fue detenido en México en marzo de 2018 y un año después un tribunal le declaró culpable de tráfico sexual y crimen organizado, entre otros delitos. Actualmente está esperando a que el juez dictamine su sentencia.

US-CULT-TRIAL-SEX-ABUSE
La secta fue creada por Keith Raniere, que está esperando a que dictaminen su sentencia©GettyImages

De Programas Ejecutivos de Éxito a Nxivm

Este supuesto gurú de la motivación personal creó, en 1998, la organización Programas Ejecutivos de Éxito en la que impartía talleres de cinco días que podían llegar a costar hasta 4.200 euros. Tiempo después fundó Nxivm, una secta ubicada en el norte de Nueva York que obligaba a los participantes a asistir a una serie de clases adicionales que eran más caras. A esto hay que añadir que les invitaban a traer a más personas para poder ascender en el organigrama y disfrutar de diferentes privilegios.

Y por si todo esto fuera poco, en 2015, Keith Raniere diseñó ‘DOS’: una sociedad secreta dentro de la propia Nxivm. En ella explotaba a mujeres a las que extorsionaba con información comprometedora sobre sus familias y amigos, fotografías y derechos sobre las pertenencias que ellas mismas habían aportado.

tags: