La UCO continúa recabando pruebas para desmontar que la muerte de Manuela Chavero fuera ‘accidental’

El detenido por el crimen, Eugenio Delgado, de 28 años, ha declarado que su vecina falleció en el acto por un fatal accidente al golpearse la cabeza

1 Minuto de lectura

22 de Septiembre 2020 / 10:15 CEST

Manuela Chavero

El detenido por la muerte de Manuela Chavero, Eugenio D.H., saliendo de su vivienda en Monesterio, Badajoz

© EuropaPress

El cerco se va estrechando y poco a poco las dudas se van despejando en torno a la muerte de Manuela Chavero. Ayer y tras casi diez horas concluía la tercera visita del detenido, Eugenio D.H, de 28 años, a su domicilio de Monesterio, Badajoz, donde acompañado por los efectivos de la Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) ha reconstruido lo ocurrido en la noche del 4 al 5 de julio de 2016, fecha de la desaparición de Manuela.

Manuela Chavero
Manuela Chavero, de 42 años, desapareció la noche del 4 al 5 de julio de 2016 en la localidad pacense de Monesterio©María Cintado García/Facebook

Las últimas novedades en torno a la investigación del crimen señalan que el detenido tendió una trampa a Manuela para que acudiera a su casa, situada a escasos 40 metros de la víctima, y que tras la muerte de esta ocultó su cuerpo en una madriguera de zorros en una de sus fincas, donde se han hallado restos óseos de la desaparecida.

Según mantiene el detenido, él y Manuela mantuvieron una discusión en el pasillo de su domicilio, donde la víctima cayó golpeándose fuertemente en la cabeza y que asustado por lo ocurrido decidió esconder el cuerpo de Manuela. Una coartada que las autoridades encargadas del caso están intentando desmontar, ya que tras la nueva inspección realizada ayer a su domicilio, donde encontraron restos de sangre, no creen que la muerte fuera accidental. La sospecha es que Eugenio D.H intentó agredir sexualmente a su vecina, pero ella se resistió. Por ello, los investigadores se centran ahora en tres áreas muy definidas para intentar desmontar la coartada del detenido, la finca donde estaba enterrado el cuerpo, el Instituto Anatómico Forense de Badajoz, hasta donde ya han llegado buena parte de los restos óseos de la fallecida y la casa del detenido.

El pasado domingo la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Zafra declaró el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para el detenido por los presuntos delitos de detención ilegal y homicidio. Las diligencias están declaradas judicialmente secretas.