Coronavirus: ¿cómo evitar contagios cuando te llevan un paquete a casa?

Expertos informan de una ‘creciente evidencia’ de que las partículas infectadas pueden permanecer suspendidas en el aire durante un tiempo

1 Minuto de lectura

21 de Septiembre 2020 / 16:49 CEST

Reparto a domicilio

Es preciso extremar las precauciones también cuando te llevan un paquete o la compra a casa

© GettyImages

En plena nueva oleada de coronavirus, vuelven a incrementarse las compras online. Aunque evitar acudir a la tienda física da una cierta seguridad, el gesto de abrir la puerta a un desconocido no está exento de riesgos, más aún cuando expertos estadounidenses acaban de publicar una importante información acerca de cómo se producen los contagios.

El centro epidemiológico de Estados Unidos detalla en un informe que la manera en la que se produce la infección es al inhalar las partículas que proyecta otra persona infectada cuando “tose, estornuda, canta, habla o respira”. Si bien este dato ya era ampliamente compartido por la comunidad científica, el organismo americano añade otro de vital importancia: “existe una creciente evidencia” de que esas partículas “pueden permanecer suspendidas y ser inhaladas por otros”.

Hay que extremar, por tanto, las precauciones ante cualquier tipo de contacto, por poco tiempo que se interactúe con él, como es el caso de los repartidores o de los carteros. ¿Cómo evitar entonces el contagio? La respuesta es clara: que tanto quien recibe el paquete o la carta como quien la entrega lleven mascarilla.

Así lo ha pedido se ha mostrado un enfermero a través de un tuit que se ha hecho rápidamente viral: “Cuando abráis la puerta de vuestra casa a un mensajero, un repartidor o al cartero, por favor, hacedlo siempre con la mascarilla puesta”. El enfermero es Héctor Castiñeira, el usuario detrás de la popular cuenta de Twitter Enfermera Saturada, que asegura que “demasiada gente” no recibe a estos trabajadores como deberían.

  

Asegura que se “lo han dicho ya varios repartidores” que conoce, de modo que es un temor generalizado entre este sector. “Unas veces porque están en casa y no se dan cuenta, otras porque van con prisa... y algunas menos porque no les da la gana”.

Para evitar despistes y así protegernos y proteger a los demás, lo aconsejable es tener la mascarilla cerca de la puerta, para podérnosla poner enseguida en cualquier momento. Eso sí, como muchos tuiteros responden a Castiñeira, que sea “viceversa”. Aunque la mayoría de los repartidores la llevan (es protocolo de todas las empresas), deben prestar también especial atención en tenerla colocada correctamente.