La viróloga china huida publica las pruebas con las que defiende que el coronavirus nació en un laboratorio

Li-Meng Yan ha presentado un informe que firman otros científicos que también avalan su teoríaa

2 Minutos de lectura

15 de Septiembre 2020 / 19:12 CEST

La viróloga china Li Meng-Yan

La viróloga china Li Meng-Yan, durante una entrevista al programa ‘Loose Women’, de la cadena británica ITV

© Captura de pantalla de ITV

Li-Meng Yan, la viróloga que huyó de China por las supuestas presiones que el Gobierno de su país ejercía sobre ella, ha publicado el informe en el que defiende la creación artificial del coronavirus. Después de instalarse en Estados Unidos y, tras más de un mes asegurando que se creó en un laboratorio, por fin publica la información con la que intenta demostrar al mundo su teoría.

La avalan otros tres científicos, que también firman el informe publicado, al que ha titulado así: Características inusuales del genoma del SARS-CoV-2 que sugieren una sofisticada modificiación en laboratorio en lugar de una evolución natural. A lo largo de 26 páginas, argumenta que es significativamente distinto de otros virus respiratorios, ya que ataca a numerosos órganos, tiene un largo periodo de incubación asintomática y, sobre todo, se ha adaptado perfectamente al ser humano desde el principio.

Explica, además, por qué no considera válido el discurso de la teoría oficial, que apuesta que el Covid-19 surgió de manera natural. Esta hipótesis (defendida no solo por China, sino también por la OMS) se basa en que el virus que se ha convertido en pandemia comparte un 96% en la identidad de secuencia de nucleótidos con un coronavirus anterior de murciélagos, según recogen en Informativos Telecinco. Yan, por su parte, asegura que “los genomas virales pueden ser diseñados y manipulados con precisión”.

En diciembre, cuando empezaron a propagarse los casos de personas con problemas respiratorios y con neumonías, la doctora Yan estaba trabajando en la Escuela de Salud Pública de Hong Kong, donde su supervisor le pidió que investigara un nuevo virus, uno muy parecido al SARS.

Una vez que la viróloga comenzó a darse cuenta de que los casos de contagio iban en aumento y parecían haberse salido de control, le ordenaron que parara la investigación abruptamente y que guardara silencio.

La viróloga ha asegurado en el programa de televisión ‘Loose Women’, de cadena británica ITV, que su supervisor le dijo entonces que, si compartían la información que estaban obteniendo, se meterían en serios problemas.

Fue a finales de abril de este año y antes de que las fronteras se cerraran por completo cuando Yan decidió dejarlo todo y marcharse de su país para ocultarse en los Estados Unidos por temor a represalias.

En cualquier caso, la teoría que la mayoría de expertos de todo el mundo comparten es que el coronavirus surgió de manera natural, no en un laboratorio. Parece que la doctora Li Meng-Yan deberá aportar otro tipo de pruebas para convencer a la comunidad científica internacional.