La surfista con Covid-19 detenida por saltarse la cuarentena: había llevado ese día a su hijo al colegio

La imprudencia de la mujer ha puesto en riesgo a decenas de niños y familias

1 Minuto de lectura

09 de Septiembre 2020 / 16:25 CEST

coronavirus

La surfista detenida en San Sebastian por saltarse la cuarentena tras dar positivo en coronavirus había llevado a su hijo al colegio la mañana de la detención

© @JavierSanz

La mujer con coronavirus detenida este lunes en la playa de Zurriola de San Sebastián mientras practicaba surf por saltarse la cuarentena ha llevado su imprudencia mucho más allá: esa misma mañana había llevado a su hijo, de cinco años, al colegio, de modo que ha puesto en riesgo la salud de sus compañeros de clase y de sus respectivas familias.

Así lo ha revelado en Radio Euskadi Javier Sanz, el testigo que grabó la detención y que asegura haber recibido amenazas de ella. Tras hacerse públicas las imágenes de lo sucedido y conocerse que la situación de la mujer, que había dado positivo en una PCR, varios padres de otros niños del colegio le comunicaron que el pequeño había asistido al centro.

No ha trascendido cuál es el colegio ni si ha tomado ya medidas de cara a proteger a los demás alumnos. Por otro lado, aunque la portadora de Covid fue puesta en libertad a las pocas horas de su detención, se podría enfrentar a una multa de hasta 600.000 euros si se aplica en su caso la la Ley de Salud Pública, que estipula estas condenas por actos que “produzcan un riesgo o un mal muy grave para la salud de la población”.

  

El cumplimiento de las cuarentenas es un problema entre muchos positivos por coronavirus, la mayoría asintomáticos que no ven impedimento en saltársela porque se encuentran sanos. La Consejería de Sanidad de otra comunidad autónoma, la de Murcia, así lo ha indicado: “Muchos piden que les hagan la PCR rápido porque no van a cumplir el aislamiento”, según el gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), Asensio López.

El personal sanitario que se encarga de hacer un seguimiento a los positivos por COVID-19 tiene la percepción de que un 60% de los afectados les engaña para burlar la cuarentena. Cuando se les ofrece un ingreso hospitalario, muchos de ellos se niegan porque tienen que trabajar, explica López.