Escándalo en Windsor: trece soldados que custodian el Castillo y protegen a la Reina encarcelados por romper las reglas de aislamiento

Todos ellos se enfrentan a una condena de entre 14 y 28 días de prisión, mientras que cuatro de ellos serán expulsados directamente del ejército

2 Minutos de lectura

08 de Septiembre 2020 / 13:06 CEST

BRITAIN-ROYALS

Trece soldados que custodian el Castillo de Windsor y protegen a la Reina han sido encarcelados por violar las reglas de aislamiento

© GettyImages

Trece de los “guardianes” que custodian el Castillo de Windsor y protegen a la Reina han sido detenidos después de violar las leyes del confinamiento mientras Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo se encontraban aislados en el interior de la residencia para protegerse del coronavirus. Los conocidos en inglés como Welsh Guards, que pertenecen a uno de los cinco regimientos del ejército británico y que están a las órdenes de la soberana, asistieron a una fiesta organizada en un parque junto al Támesis rompiendo así la “burbuja” impuesta en torno a Isabel II y su marido.

Todos ellos se enfrentan a una condena de entre 14 y 28 días de prisión, mientras que cuatro de ellos serán expulsados directamente el ejército una vez cumplida la pena tras haber dado positivo en el análisis de drogas.

Trooping The Colour 2020
Durante el encierro, la reina y el duque de Edimburgo fueron protegidos en el castillo de Windsor, que fue denominado como la ‘burbuja HMS’©GettyImages

La fiesta tuvo lugar a finales de junio, menos de dos semanas después de que la Reina asistiera a un Trooping the Color, socialmente distanciado y celebrado por primera vez en el castillo de Windsor desde 1895. Durante los días de confinamiento extremo , la Reina y el duque de Edimburgo fueron protegidos en el castillo al que los ciudadanos británicos acabaron denominando como la “Burbuja HMS” (siglas empleadas para los buques de la Armada británica.

En el punto álgido de la pandemia, su plantilla de 24 soldados se dividió en dos equipos de 12 que trabajaron en periodos de tres semanas seguidas y tres de libranza pasando una semana de cuarentena antes de regresar de nuevo a sus puestos de trabajo. Además todos los “guardianes” se alojaban en la misma casa y tenían prohibido el contacto con otro tipo de personas para asegurarse de que la reina Isabel II y el Duque estuvieran protegidos. Sin embargo, en la fiesta rompieron estas reglas al mezclarse con otros lugareños.

“Nunca hubo ningún peligro para la reina y el príncipe Felipe. Ninguno de ellos habrían tenido absolutamente ningún contacto con la familia real ni con ninguno de sus miembros” ha señalado una fuente del ejército al diario Daily Mail.