El mensaje de la madre de Marta Calvo al autor confeso de la muerte de su hija

Marisol Burón se ha dirigido a él con contundencia, aunque ha tenido que hacer un gran esfuerzo por no llorar

2 Minutos de lectura

07 de Septiembre 2020 / 19:58 CEST

Marisol Burón, madre de Marta Calvo

Marisol Burón, madre de Marta Calvo, ha explicado cómo fue el encuentro en Manuel (Valencia) con el autor confeso de la muerte de su hija

© Captura de pantalla de 'Espejo Público', de Antena 3 TV

Cuando se cumplen diez meses de la desaparición de Marta Calvo, su madre, Marisol Burón, ha explicado este lunes en el programa ‘Espejo Público’ cómo fue el encuentro con el autor confeso de la muerte de la joven, al que le ha enviado un contundente mensaje: “Las fuerzas que tengo, Jorge Ignacio, que mi hija me da día tras día, las voy a emplear en hacerle justicia”.

Lo ha dicho decidida, mirando fijamente a cámara, pero previamente ha tenido que hacer un gran esfuerzo por no llorar. Después, ha sido muy clara y ha asegurado que hará todo lo posible para que no vuelva a salir de la cárcel y no vuelva “a ver la luz del sol”.

“Todo lo que me propongo en la vida, lo consigo”, le ha advertido. “Voy a por la prisión permanente revisable”. Se ha mostrado convencida la muerte de Marta ha evitado la de otras muchas personas, puesto que no habría sido ella la primera mujer a la que Jorge Ignacio Palma habría quitado la vida.

Ha explicado también lo que ocurrió cuando se dirigió a Manuel, la localidad valenciana a la que acudió la joven para citarse con Jorge Ignacio y cuya ubicación le había mandado a la madre la noche anterior. Marisol Burón llevaba toda el día intentando ponerse en contacto con su hija, por lo que fue pensando que podría hablar con ella.

Marta Calvo
Marta Calvo desapareció el 7 de noviembre del año pasado©Captura de pantalla de La Sexta


Al llamar a la puerta de la vivienda, nadie le abrió a pesar de que se veía desde fuera una luz encendida. Preguntó a unos jóvenes que estaban al lado y le comentaron que el chico que vivía allí era “un poco raro”. Después, preguntó a un señor mayor, a quien le explicó la situación y que la acompañó cuando vio que la puerta se abría.

Fue entonces cuando habló con Jorge Ignacio. Le preguntó por Marta y él, sin mirarla a los ojos, le dijo que no la conocía, que se trataba de una confusión y que, si quería, que pasara a buscarla. No lo hizo, pero asegura que, de haber estado sola, probablemente hubiera entrado.

Cree que está viva gracias a ese vecino de Manuel. Algún día, dice, cuando recupere las fuerzas suficientes para volver a pisar donde Marta perdió la vida, regresará a agradecérselo en persona.