La fascinante historia de Bertha Benz, la mujer que revolucionó el mundo del automóvil

Es considerada la primera mujer mecánica y también la primera en ponerse al volante. Además, entre sus otros hitos está el de crear la pastilla de freno para automóviles

3 Minutos de lectura

02 de Agosto 2020 / 12:09 CEST

Bertha Benz, en una imagen

Bertha, inventora y pionera del automóvil

© Wikimedia Commons

Son varias las mujeres que han dejado huella en la historia del mundo del motor. Y uno de los nombres que más relevancia tiene es el de Bertha Benz, una pionera que rompió con las reglas establecidas de la sociedad de la época y marcó un hito histórico: es considerada la primera mujer que realizó una ruta en coche y al mismo tiempo la primera mecánica. Si bien su apellido puede intuir a qué pionera familia del automóvil pertenece, a la del fabricante Carl Benz, su esposo.

Bertha nació en 1849 en Pforzheim, Gran Ducado de Baden, en el seno de una familia adinerada. En aquella época no era fácil el acceso a una educación superior para las mujeres, sin embargo Bertha tuvo la oportunidad de ir a una buena escuela. Ya a una temprana edad se empezó a interesar por lo técnico y el funcionamiento de la locomotora, gracias a su padre, carpintero de considerable posición, que le explicó su funcionamiento.

Cuando ya alcanzó una edad adulta, la joven tenía que contraer matrimonio y contaba con una larga lista de pretendientes. Sin embargo, su vida cambiaría cuando en una excursión conoció el 27 de junio al joven, y sin dinero, ingeniero Carl Benz y se enamoraría de él.

Karl Benz with his wife Bertha in a Benz-Viktoria, 1893.
Karl Benz con su esposa Bertha en un Benz-Viktoria, 1893. Karl Benz está a la derecha sentado al lado de su esposa. Su hija se sienta frente a él junto a un colega Fritz Held.©GettyImages

Su padre no vio con buenos ojos esta relación y le advirtió en varias ocasiones que gozar de un buen estilo de vida de la clase media es algo que se consigue con trabajo duro, pero Bertha lo ignoró. “Ella prefería al introvertido manipulador con una visión a una vida acorde con su puesto que al lado de un “buen partido”, cuentan en la página web de Mercedes Benz.

En 1872 contrajeron matrimonio y ella, antes de la boda, invirtió toda su dote para que se construyera la compañía de Benz. Los primeros años no fueron fáciles para el matrimonio debido a las dificultades económicas, si bien Carl era un buen ingeniero, no tenía buena mano para los negocios. Pero el 29 de enero de 1886 consiguió registrar la patente alemana Benz Patent-Motorwagen para el automóvil de tres ruedas con motor que había fabricado. Se convirtió así en el inventor del automóvil.

Desafortunadamente la gente no tenía especial interés en este invento. Entonces Bertha tomaría las riendas y haría algo que cambiaría la historia.

EL VIAJE QUE CAMBIÓ LA HISTORIA DEL AUTOMÓVIL

Todo comenzó un día de agosto de 1888 cuando junto a sus dos hijos, y sin el conocimiento de su esposo, emprende un viaje de larga distancia, 106 kilómetros, desde Mannheim a Pforzheim. Este viaje supuso varias cosas: el más largo realizado en este vehículo y que fuese la primera mujer en ser mecánica pues tuvo que hacer varias reparaciones durante el trayecto.

Durante esta aventura se cruzó con muchas personas que miraban con extrañeza y miedo al invento en el que iba subida y que fuera una mujer. Según cuenta la marca de coches, la falta de combustible, las válvulas obstruidas o el cableado rozado hasta el punto de ruptura no pararon a Bertha, quien encontraba una solución a cada contratiempo. “Recurrió a una liga, un alfiler y saqueó las reservas de ligroína de las farmacias a lo largo de la ruta. Incluso cuando el combustible se agotó por completo a las afueras de Wiesloch, y el automóvil tuvo que ser empujado por varios kilómetros, ella no estaba muy orgullosa de bajar y ayudar”. Además, ideó un sistema de enfriamiento por evaporación.

La hazaña de Bertha tuvo una gran repercusión mediática y gracias a ella introdujo mejoras después de su experiencia y aportó importantes sugerencias como la introducción de un engranaje adicional para subir las colinas. También impulsó que el automóvil se empezara a vender. Su esposo alabaría su coraje: “Tiene mucho más coraje que yo y su viaje fue decisivo para el desarrollo posterior del carruaje”.

El viaje de Bertha se convirtió en la ruta “Bertha Benz Memorial Route” y es patrimonio industrial de la humanidad. Mucha gente realiza cada año el mismo trayecto que hizo ella.

tags: