Las misteriosas semillas que están recibiendo en sus casas cientos de estadounidenses y que han hecho saltar las alarmas

Las autoridades del país han advertido de los peligros que conllevaría si se plantaran

2 Minutos de lectura

30 de Julio 2020 / 11:02 CEST

Las autoridades de Estados Unidos han advertido que no se planten las semillas que cientos de ciudadanos de todo el país están recibiendo sin haberlas solicitado

© GettyImages

Cientos de ciudadanos de todo Estados Unidos están recibiendo unos extraños paquetes en sus hogares que no han pedido y que contienen semillas. Aunque parece un regalo de lo más inofensivo, las autoridades agrarias ya han advertido de que podrían ser semillas de especies invasoras que podrían causar graves problemas, por lo que han pedido que quienes las hayan recibido no las planten.

Según las primeras indagaciones, las misteriosas simientes proceden de China, pero no se sabe nada más: ni quién las envía ni por qué lo hace. Entre los daños que podrían ocasionar si se plantan, los expertos han señalado el de desplazar o destruir cultivos autóctonos y, en consecuencia, graves perjuicios medioambientales, pero tampoco tienen la certeza de que realmente sean dañinas.

Aun así, han solicitado a los estadounidenses que los reciban que se pongan en contacto con la Oficina de Servicios de la Industria Vegetal y que no los abran ni quiten el etiquetado de los paquetes para que los funcionarios puedan investigar su origen.

Una de las personas que ha recibido las semillas que traen de cabeza a medio país es Lori Culley, una vecina de Utah que ha explicado a la cadena de televisión KSTU que “la mayoría de los escritos en el exterior estaban en chino” y que indicaba que el contenido eran joyas.

  

Jane Rupp, presidenta del Better Business Bureau (una especie de Cámara de Comercio) de Utah, sospecha que podría tratarse de una estafa llamada ‘cepillado’, en la que un vendedor envía artículos no solicitados para que los receptores hagan críticas positivas a sus productos o servicios.

Aunque parezca, a simple vista, que se trata de algo con poca repercusión para el receptor, nada más lejos de la realidad. “Ciertamente, tienen su nombre y dirección, y posiblemente, su número de teléfono y una contraseña”, indican en la propia Better Business Bureau. “Una vez que la información esté disponible, podría usarse para numerosas empresas corruptas”.

Han detectado que la mayoría de los afectados por este tipo de estafas son personas que compran habitualmente de manera online. Si los usuarios tienen su tarjeta de crédito o débito vinculada a sus cuentas en plataformas de comercio electrónico, “podrían usarla para comprar los productos que se le entregan”.

Por otro lado, Estados Unidos tiene una férrea legislación acerca de las semillas y plantas que llegan desde otros países y, para permitir su entrada, todas deben llevar un certificado fitosanitario que certifique que están libres de plagas y enfermedades.