home/NOTICIAS

El profesor de Harvard que invirtió parte de sus ahorros en una farmacéutica y ha multiplicado su fortuna debido a la crisis del Covid-19

Es un prestigioso inmunólogo invirtió hace años sus en la farmacéutica estadounidense Moderna, firme candidata a conseguir la primera vacuna contra el coronavirus

2 Minutos de lectura

22 de Junio 2020 / 18:24 CEST

Universidad de Harvard

La inversión de algo más de 4 millones de euros de Timothy Springer en la farmacéutica norteamericana Moderna en el 2010 le ha otorgado con la crisis de coronavirus unos beneficios de 888 millones de euros

© GettyImages

La pasión por la ciencia de Timothy Springer es el origen de una prestigiosa carrera como bioquímico que ha realizado importantes descubrimientos y da clases en la Universidad de Harvard. Pasión que lo ha convertido en multimillonario tras invertir en la farmacéutica estadounidense Moderna, firme candidata a conseguir la primera vacuna contra el coronavirus. “Mi filosofía es invertir en lo que sabes y soy un científico de corazón”, explica el profesor en una entrevista a Forbes. Gracias a ese ojo clínico, ha conseguido, durante la pandemia, una fortuna de 1.000 millones de dólares (unos 888 millones de euros).

Realizó la inversión en Moderna en 2010 y a ella destinó 5 millones de dólares (4,44 millones de euros). Ya había conseguido hacerse con grandes cantidades de dinero la vender, unos años antes, la empresa de biotecnología que él mismo había fundado. Lo que le llamó la atención de Moderna fue su innovadora tecnología de ARNm, que vio como un poderoso instrumento para el desarrollo de vacunas.

“Tuvimos la idea desde el principio de que podría usarse para la preparación para una pandemia”, confiesa Springer, el cuarto mayor accionista de la compañía. “Por eso invertimos en realizar ensayos en humanos con diferentes tipos de influenza, los tipos que normalmente no se ven en las epidemias, pero que podrían surgir y comenzar una nueva pandemia”.

Timothy Springer
El profesor de Harvard Timothy Springer (a la derecha), junto a un representante del Instituto para la Innovación en Proteínas en 2017©Timothy Springer

A pesar de la enorme fortuna que ha logrado amasar, el inmunólogo de Harvard asegura no necesitar el dinero porque lleva “un estilo de vida académico”. Y no lo dice por decir. Ha hecho importantes donaciones a entidades científicas con las millonarias ganancias de los últimos años (lo obtenido con Moderna es el colofón, pero lleva décadas de acertadas operaciones empresariales).

En 2017 donó nada menos que 10 millones de dólares (casi 9 millones de euros) al Institute for Protein Innovation (Instituto para la Innovación en Proteínas), una organización sin ánimo de lucro que, además de investigar el comportamiento de las proteínas, ayuda a emprendedores del sector de la biotecnología a llevar a cabo sus ideas.

Para Timothy Springer, de lo ocurrido con la pandemia del coronavirus se puede extraer una gran lección y otorgar el reconocimiento que se merece a la ciencia y, en concreto, a la biotecnología: “Antes, estábamos vilipendiados por cobrar demasiado por los fármacos, pero ahora todos son muy conscientes de que la biotecnología viene al rescate” por su papel incuestionable en la obtención de nuevos medicamentos.