Cuatro mujeres refugiadas sirias cosen mascarillas solidarias para los sin techo de la Iglesia de San Antón

Amneh, Zoralla, Rama y Rachida llegaron hace cuatro años a España huyendo de la guerra en Siria

2 Minutos de lectura

17 de Junio 2020 / 19:42 CEST EUROPA PRESS

Mujer refugiada siria cosiendo mascarillas solidarias

Mediante esta iniciativa se van a poder distribuir 400 mascarillas solidarias entre las personas vulnerables atendidas por Mensajeros de la Paz

© EuropaPress

Amneh, Zoralla, Rama y Rachida son cuatro mujeres refugiadas que llegaron hace cuatro años a España huyendo de la guerra en Siria. Durante la pandemia del coronavirus, han cosido 400 mascarillas solidarias para repartir entre personas vulnerables atendidas por Mensajeros de la Paz.

La ONG fundada por el Padre Ángel recibirá la donación este viernes, día en el que ellas mismas las distribuirán entre las personas que acuden diariamente a recoger las cenas que se reparten a los más vulnerables en el restaurante solidario Robin Hood.

Con motivo del Día Mundial del Refugiado, que se celebra el 20 de junio, Mensajeros de la Paz quieren dar visibilidad a un colectivo “tan golpeado por la pandemia” como el de los refugiados. A través de esta iniciativa, estas mujeres refugiadas quieren agradecer a la sociedad española su acogida y la oportunidad que les está brindando.

Padre Ángel
El proyecto ha sido realizado gracias a la ONG fundada por el Padre Ángel©GettyImages

Las cuatro mujeres, Amneh, Zoralla, Rama y Rachida, llegaron hace cuatro años a España huyendo de la guerra en Siria. A pesar de todo el dolor acarreado y de las dificultades para rehacer su vida lejos de su hogar, estas mujeres cosen cada día para mejorar sus condiciones de vida en España. La retribución que logran con la venta de las mascarilla es, en la mayoría de las ocasiones, el único ingreso del núcleo familiar.

“A los traumas vividos al verse obligadas a abandonar su hogar y a su familia, se une la complicada situación económica que atravesamos. Para muchas de estas mujeres, refugiadas de la guerra de Siria, su único ingreso proviene de los artículos que confeccionan, como las mascarillas“, ha explicado Pablo Cerezal, el portavoz de URDA Spain, ONG URDA de la que las mujeres son beneficiarias.

Tal y como ha señalado, estas mascarillas tienen “triple beneficio”: por un lado, protegen del coronavirus; por otro, empoderan laboralmente a estas mujeres; y, por último, ayudan a niños en situación de vulnerabilidad, ya que por cada mascarilla vendida se dona otra a un niño que la necesite.

Asimismo, el Padre Ángel ha recordado que la sociedad debe “abrir siempre las puertas a estas personas en lugar de cerrarlas” y ”concienciarse sobre este problema. Para ello, Mensajeros de la Paz, a través de su Fundación continúa apoyando al colectivo de refugiados con varios de sus proyectos activos, como en Jordania.