Coronavirus: ¿qué riesgo hay de contagio al bañarse en la piscina y en el mar?

Son muchos los que se hacen esta pregunta a medida que la desescalada llega a su fin y la temporada de verano comienza

2 Minutos de lectura

14 de Junio 2020 / 14:04 CEST

A man seen swimming as water parks reopen. Swimming pools

Se debe de evitar las aglomeraciones en las piscinas y playas

© GettyImages

Aunque las cifras del coronavirus vayan disminuyendo, los expertos advierten de que el Covid-19 todavía está ahí. A medida que la desescalada llega a su fin y la temporada de verano empieza a resurgir, son muchos los que se preguntan cuál puede ser el destino ideal de vacaciones en la ‘nueva normalidad’. Siendo por excelencia la playa, el río, el spa y la piscina lo más habitual por esta temporada, ¿se puede transmitir el virus al nadar en estos lugares?.

“No hay datos de que alguien se haya infectado de esta manera”, asegura Karin B. Michels, presidenta del Departamento de Epidemiología de Universidad de California, a “Los Angeles Times”. Aunque aclara que no se puede asegurar que haya cero riesgo. Por su parte, desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) también ve “poco probable” que el Covid-19 se pueda transmitir a través del agua. En un informe que han publicado, recopilan (con la información que tienen a día de hoy) cómo es la transmisión del virus en determinados espacios como el baño y otras actividades acuáticas.

Por lo tanto, en un principio no habría un riesgo a la hora de nadar en algunos de esos lugares.

Coronavirus: ¿hay riesgo de contagio al nadar en piscinas y playas?
Una joven pasea por la playa con mascarilla©GettyImages

El uso de agentes desinfectantes está implementado en muchos países tanto en las piscinas y en los spa, lo que facilitaría la muerte del virus. Mientras que en el agua del mar no existen datos ni estudios que recojan que el coronavirus permanezca ahí. El CSIC considera que el efecto de dilución, así como la presencia de sal, “son factores que probablemente contribuyan a una disminución de la carga viral y a su inactivación, al menos es lo que ocurre con virus similares”.

Tampoco hay información sobre la prevalencia del virus en la arena de las playas y ríos.

Hay que recordar que la principal vía de transmisión es mediante gotículas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. Estas gotitas pueden llegar luego a la boca o nariz de las personas que se encuentren cerca. Por ello sí que hay que evitar las aglomeraciones en la playa o la piscina, manteniendo la distancia social y evitando tocar aquellos objetos de uso común que pueden continuar sirviendo de mecanismo de contagio.

Michels pone la atención en preocuparse por no tocar los casilleros o superficies del vestuario o los bancos. Asimismo, el CSIC recomienda lavarse “la cara y las manos con jabón antes de meterse en la piscina”.