home/NOTICIAS

8 errores que estás cometiendo con el gel desinfectante y te pueden salir muy caros

Cuando entremos en la nueva normalidad, su uso será algo habitual y muy recomendable, pero no servirá de mucho si no sabemos cómo aplicarlo correctamente

2 Minutos de lectura

10 de Junio 2020 / 13:47 CEST

Mom squeezing hand sanitizer onto her littler daughter’s hands

Los geles no sustituyen al agua y al jabón

© GettyImages

Cuando superemos la desescalada y entremos dentro de la llamada nueva normalidad, seremos aún más conscientes de cómo el coronavirus ha cambiado nuestras vidas. No en vano, por recomendación y por obligación, tendremos que adoptar una serie de medidas para seguir evitando contagios por Covid-19 y para hacer frente a cualquier enfermedad infecciosa. El uso de geles desinfectantes será habitual y tenemos que ser conscientes de los errores que cometemos al aplicarlo para corregirlos.

Las autoridades sanitarias han dejado claro que una de las fórmulas más efectivas para minimizar tanto la contaminación como la propagación del virus es lavarse las manos con agua y jabón. Sin embargo, no siempre es posible acceder a un lugar en el que realizar esta operación. En esas ocasiones lo más adecuado es usar un gel hidroalcohólico: no sustituyen a lo anterior, pero elimina los microorganismos. No obstante, hay que saber cómo aplicarlo para no cometer estos fallos que nos pueden salir caros.

Nurse cleaning hands with antiseptic fluid
Hay que dejar que se sequen completamente©GettyImages

1. Ni mucho ni poco, lo necesario

A la hora de usarlo, tenemos que aplicar la cantidad exacta. ¿Cómo saber cuál es? A la hora de poner el gel en la mano debe ser como un guisante u ocupar la superficie de una moneda de cinco céntimos. Recuerda que al extenderlo debes hacerlo entre los dedos y debajo de las uñas.

2. No sustituye al agua y jabón

Las autoridades no se cansan de puntualizar que sólo debemos usar este producto cuando no tengamos acceso a agua y jabón.

3. No dejar que se seque

El gel desinfectante es un químico y por esta razón no debe entrar en contacto con determinadas superficies, zonas sensibles del cuerpo o cosas como la comida. Por ello, tenemos que frotarnos las manos hasta que se seque por completo.

4. No todos valen

Sólo los que tienen un 60 por ciento de alcohol como mínimo son capaces de evitar o disminuir las posibilidades de contagio. Eso sí, lo más aconsejable pasa por usar aquellos que tienen una concentración entre el 60 y el 95 por ciento.

Mother squeezing hand sanitizer onto her hand while little daughter rubbing hands outdoors to prevent the spread of viruses during the Covid-19 health crisis
Debemos informar a los niños sobre su correcto uso©GettyImages

5. Hacer tu propio gel

A pesar de que internet está lleno de instrucciones para crear nuestro propio gel, no podemos olvidar que es un producto químico. Si nos equivocamos a la hora de hacer la mezcla, ésta puede resultar corrosiva para la piel, producir irritaciones o heridas.

6. No saber cuándo aplicarlo

Hay algunos escenarios y acciones que pueden convertirse en posibles focos de propagación del coronavirus. Por ello, es recomendable usar este producto antes de cocina o comer, antes y después de atender a una persona enferma o desconocida y después de sonarte la nariz, toser o estornudar.

7. No enseñar a los niños

Igual que antes hacíamos hincapié en la importancia de dejar que el gel se seque, ahora es importante recalcar la labor informativa y formativa que debemos hacer con los más pequeños de la casa. Explicarles todos los detalles evitará que se lleven las manos a la boca generando una intoxicación.

8. Provocar un contagio

¿Cómo es posible contaminarse al usar un gel? Muy sencillo: si el dispensador está en un lugar público o no es nuestro, debemos asegurarnos de no tocarlo de nuevo después de usarlo. Estos botes pueden tener gérmenes de personas contagiadas que lo hayan utilizado antes. No en vano, 1 de cada 4 dispensadores ubicados en los baños públicos están contaminados.