Una mujer descubre que está embarazada y ese mismo día... ¡da a luz!

Ya se encontraba en la semana 38 de gestación, pero no sospechó nada durante todo ese tiempo porque padece el síndrome del ovario poliquístico, al que achacó ciertas molestias

2 Minutos de lectura

10 de Junio 2020 / 12:24 CEST

Pia padece el síndrome del ovariol poliquístico, al que achacó las molestias que en realidad eran del embarazo

© GettyImages

Pia Rapusas es una joven filipina de 38 años que aún no se cree lo que le ha ocurrido. Llevaba varios días con molestias en el estómago y con vómitos, por lo que fue al médico, que le recetó unas pastillas. Los vómitos cesaron, pero no las molestias, así que decidió hacerse un test de embarazo y dio positivo. Hasta aquí todo normal. La cuestión es que fue a urgencias porque seguía sintiéndose mal y no quería medicarse para no perjudicar al bebé, pero no fue necesario… ¡La criatura nació ese mismo día!

La mujer se encontraba en la semana 38 de gestación (a dos semanas de las 40 de media que duran los embarazos), pero no tenía ni idea. El motivo es que tiene ovarios poliquísticos, que le hace tener períodos irregulares y que, además, suelen conllevar problemas de fertilidad, por lo que no sospechó en ocho meses que pudiera estar en estado.

Una vez en la consulta de Urgencias, el pasado 8 de mayo, el médico le dijo que estaba tocando la cabeza del feto. “¿Está bromeando?”, le respondió ella. Ya había dilatado 3 centímetros y se encontraba en pleno parto.

Tampoco su marido, Jonathan Rapusas, que la esperaba fuera mientras la atendían podía creerse las palabras del doctor cuando salió a buscarle. “Me dijeron que Pia estaba a punto de dar a luz”, explica el joven en la publicación Smart Parenting.

 

I was so starstruck when I saw him, and needed to take a selfie. I'm glad he was in the mood. To all his fans, he says hello!

Publicado por Jonathan Rapusas en Miércoles, 13 de mayo de 2020

Los facultativos dieron por hecho que se trataba de un bebé prematuro porque la mujer les había indicado que tuvo su última menstruación en febrero (tan solo dos meses antes), pero después descubrieron que había sido únicamente una pérdida porque el pequeño nacería a término, con 3,2 kilos de peso.

El niño tuvo que ingresar en la UCI de neonatos por tragar meconio, pero dos semanas después, llegó en perfecto estado a casa con sus papás, radiantes de felicidad. La joven pareja, que llevaba años intentando ser padres, subieron rápidamente a sus redes sociales una foto de Isaiah David, como han llamado a su hijo. Como era de esperar, sus familiares y amigos creyeron que se trataba de una broma, a lo que Jonathan respondió con cierto tono irónico: “Soy gracioso, pero no estoy bromeando”.

tags: