home/NOTICIAS

Identifican, tras décadas de debate, los orígenes del Monte del Templo de Jerusalén

Los científicos han podido saber, gracias a nuevas pruebas arqueológicas, que el inicio de la construcción del templo estaría ubicado entre el 20 a. C. y el 20 d. C., durante el reinado de Herodes el Grande

2 Minutos de lectura

04 de Junio 2020 / 19:23 CEST EUROPA PRESS

Monte del Templo de Jerusalén

El Arco de Wilson han sido objeto de debate académico durante años, ya que los expertos no se ponían de acuerdo sobre el momento exacto de su creación discrepando en ocasiones en más de 700 años

© GettyImages

La integración de las técnicas de radiocarbono y microarqueología ha permitido una datación más precisa del antiguo monumento del Arco de Wilson, en el Monte del Templo de Jerusalén, según un estudio publicado en la revista PLOS ONE por Johanna Regev del Instituto de Ciencia Weizmann, en Israel y su equipo.

La datación por radiocarbono rara vez se ha utilizado en exploraciones arqueológicas de la época clásica y postclásica en el Mediterráneo oriental (aproximadamente del siglo VIII a. C. al siglo VI d. C.). Esto se debe a la imprecisión de la técnica, así como a la dependencia histórica del uso de los hallazgos de la cultura material como monedas o textos para estimar las fechas de monumentos específicos.

En este estudio, Regev y sus colegas se centraron en identificar las fechas específicas de construcción del Arco de Wilson, un arco de La Gran Calzada, un antiguo puente que une el Monte del Templo de Jerusalén con las casas de la ciudad alta de Jerusalén, y que fue excavado en 2015-2019 como parte de un proyecto de desarrollo turístico.

El Arco de Wilson ha sido objeto de mucho debate académico, con fechas de construcción sugeridas desde la época de Herodes el Grande, la colonización romana, o incluso el período islámico temprano en Jerusalén, lo que supone un lapso de unos 700 años.

Arco de Wilson
El Arco de Wilson y el arco de La Gran Calzada son dos puentes que unían el Monte del Templo de Jerusalén con las casas de la alta sociedad de la época©EuropaPress

Para comprender mejor el momento específico del Arco de Wilson (y el contexto histórico en el que fue construido), Regev y sus colegas utilizaron un enfoque integrador en el campo durante su excavación, llevando a cabo la datación por radiocarbono de 33 muestras de material de construcción directamente en el sitio (generalmente carbonizado) materia orgánica, como semillas o palos, presente en el mortero), así como análisis estratigráficos y microarqueológicos.

Los autores pudieron reducir las fechas de construcción de la estructura inicial del puente Great Causeway, ya que se produjo entre el 20 a. C. y el 20 d. C., durante el reinado de Herodes el Grande o directamente después de su muerte.

También descubrieron una segunda etapa de construcción: entre el 30 d. C. y el 60 d. C., el puente duplicó su tamaño cuando se finalizó el Arco de Wilson en su forma actual (durante este período de dominio romano directo, hay evidencia de que los romanos comenzaron o se expandieron en muchos proyectos de construcción alrededor de Jerusalén, incluido un acueducto que suministra agua al Monte del Templo).

Regev y sus colegas señalan que su técnica de usar muchas muestras para la datación por radiocarbono, junto con el análisis estratigráfico, podría aplicarse ampliamente en muchas otras ciudades antiguas densamente construidas para ajustar las fechas de construcción de restos específicos.

Los autores agregan: “La cronología de alta resolución por radiocarbono de los restos carbonizados da nueva forma a la historia de Jerusalén, resolviendo un debate de larga data sobre la entrada a su sitio más sagrado: el Monte del Templo”.

tags: