Madeleine McCann: ¿la pista definitiva para resolver el caso 13 años después?

Los investigadores asumen que ha fallecido tras acusar formalmente a un nuevo sospechoso de asesinato

3 Minutos de lectura

04 de Junio 2020 / 18:35 CEST

Madeleine McCann desapareció en el Algarve portugués hace ahora trece años

© GettyImages

Cuando parecía que sería imposible resolver el caso de Madeleine McCann, la pequeña británica que desapareció en el Algarve portugués en 2007, la policía alemana sorprende al anunciar que han localizado a un nuevo sospechoso, Christian B., un preso de 43 años que cumple condena por agresión sexual. A esta noticia se suma que la Fiscalía germana lo ha acusado formalmente este jueves del asesinato de la niña, tras asumir que “está muerta”, como ha explicado de manera contundente el propio fiscal, Hans Christian Wolters, en rueda de prensa. La clave sería una llamada para este giro radical en la investigación es una llamada de teléfono que el que el ya imputado habría realizado el mismo día de la investigación.

Hasta llegar a este punto, estas son todas las fases clave en el caso de Maddie durante trece largos años:

3 de mayo de 2007: Madeleine desaparece mientras dormía en su habitación

Kate y Gerry McCann disfrutaban de lo que debían haber sido unas bonitas vacaciones en Praia da Luz, en el Algarve portugués, junto a Maddie, que entonces tenía 3 años, y los gemelos, que tenían 2. Salieron a cenar a un restaurante cercano con unos amigos y dejaron a los niños durmiendo en su cuarto del apartamento que habían alquilado. Cuando regresaron a comprobar que se encontraban bien, tan solo media hora más tarde, Madeleine no estaba.

4 de mayo de 2007: se abre la investigación

Las autoridades lusas movilizaron un amplio dispositivo al día siguiente para localizarla, pero semanas después recibirían grandes críticas en los medios británicos por su retraso al comenzar a buscar pruebas y análisis forenses que podrían haber servido de gran ayuda.

14 de mayo de 2007: inspección en la casa del primer sospechoso

La policía portuguesa inspeccionó exhaustivamente, 11 días después de la desaparición, la casa del primer sospechoso, el británico Robert Murat, que estaba situada cerca del apartamento de los McCann. Murat, que fue investigado a conciencia y acabaría detenido, habría seguido muy de cerca el caso de Madeleine porque tenía una hija de la misma edad que le recordaba a ella y cuya custodia había perdido tras divorciarse. Tras no encontrar ninguna prueba concluyente, fue puesto en libertad con cargos.

Kate y Gerry McCann, padres de Madeleine, muestran el retrato robot del aspecto que tendría su hija diez años después de su desaparición con la esperanza de que se encuentre con vida y poder localizarla©GettyImages

6 de septiembre de 2007: los padres son declarados sospechosos

Después de que los perros de la policía encontraran pequeños restos de sangre en el vehículo que la familia había alquilado para su estancia en Portugal, los padres fueron declarados oficialmente como sospechosos. Se suponía que los padres, ambos médicos, habían administrado sedantes a sus tres hijos para que durmieran y que eso habría provocado la muerte accidental de Madeleine, por lo que después habrían intentado ocultar el cuerpo.

Marzo de 2008: se archiva el caso

La Fiscalía portuguesa archivó el caso por falta de pruebas en marzo de 2008 y levantó la acusación contra Kate y Gerry McCann. Varios tabloides británicos, que también los había inculpado, publicaron sus disculpas en portada, asegurando que no había ninguna evidencia que los implicara en la muerte de la niña.

Mayo de 2019: las investigaciones se centran en un nuevo sospechoso

Aunque el caso se archivara, nunca se ha dejado de investigar. El año pasado la prensa lusa avanzaba que la Polícía Judicial lusa y Scotland Yard habían iniciado otra línea de investigación que apuntaba a un nuevo sospechoso: un ciudadano alemán que se encontraría en Portugal en aquella época.

3 de junio de 2020: la policía alemana da a conocer oficialmente esa línea de investigación

Se trata de Christian B., un ciudadano alemán con un amplio historial de agresiones sexuales (incluidas a menores) que le han llevado en diversas ocasiones a prisión. Actualmente cumple una condena por otra agresión a una mujer estadounidense de 72 años. Una llamada que el sospechoso habría realizado poco antes de que Maddie desapareciera y que lo situaba cerca del lugar de los hechos. En aquella época, el hombre residía en una vivienda próxima y tenía trabajos esporádicos en hostelería en la zona.

4 de junio de 2020: La Fiscalía acusa al sospechoso del asesinato de Madeleine

“Asumimos que Madeleine está muerta”, ha anunciado, tajante, el fiscal Hans Christian Wolters en rueda de prensa. También ha comunicado que se le ha acusado formalmente de asesinato, lo que daría a entender que la investigación ha dado sus frutos y por fin han encontrado al culpable. Aun queda por resolver otras cuestiones, como un vehículo del que se deshizo tan solo un día después de que la pequeña fuera vista por última vez y, lo más importante: qué ocurrió con Madeleine MacCann.