Nacho Vidal acusado de homicidio imprudente por la muerte de un fotógrafo

El actor de cine para adultos, que supuestamente sometió a la víctima a un ritual místico, ha sido puesto en libertad con cargos

1 Minuto de lectura

03 de Junio 2020 / 15:17 CEST

Nacho Vidal

Nacho Vidal ha sido detenido por homicidio imprudente junto a un familiar y uno de sus empleados por la muerte del fotógrafo toledano José Luis Abad

© EuropaPress

Nacho Vidal ha sido detenido. El actor de cine para adultos está implicado, presuntamente, en la muerte del fotógrafo de moda José Luis Abad. Al parecer, el intérprete, un familiar suyo y su empleada de hogar sometieron al artista toledano a un ritual místico basado en la inhalación de vapores de veneno del sapo bufo, considerado uno de los alucinógenos más potentes. Pretendían ayudarle a combatir su adicción a los estupefacientes, pero el fotógrafo sufrió un infarto de miocardio que le provocó la muerte en cuestión de minutos .

Erotic Fair in Barcelona 2015 Presentation
Nacho Vidal relató en 2017 su experiencia con este sapo venenoso, con consecuencias tan graves para la salud que hasta puede causar la muerte ©GettyImages

Los hechos ocurrieron en julio de 2019 en la casa de campo que Nacho Vidal tiene en la localidad valenciana de Enguera. El equipo de Policía judicial encargado del caso ha necesitado meses para probar los hechos y detener al actor y a sus supuestos cómplices, quienes han quedado en libertad provisional tras haber comparecido en el Juzgado de Instrucción número 2 de Xàtiva (Valencia), bajo la acusación de un presunto delito de homicidio imprudente a la espera de juicio.

Además de constatar la existencia de este delito de homicidio por imprudencia y un delito contra la salud pública, supuestamente cometido por quienes organizaron y dirigieron el ritual, esta investigación, que se ha alargado a lo largo de 11 meses y que fue bautizada como “operación Yurta”, también se ha podido demostrar que se trataba de una actividad habitual con fines terapéuticos o medicinales que, en sí misma, suponía un “serio riesgo” para la salud pública, pero que quedaba “enmascarada ante lo que parecía un ritual ancestral aparentemente inofensivo, que captaba personas fuertemente sugestionadas, bajo el especial estado de vulnerabilidad o necesidad de sanar determinadas dolencias o adicciones, empleando métodos alternativos”, según la Guardia Civil.

tags: