De una infancia en medio de la pobreza a empresaria de éxito: Mahisha Dellinger, millonaria por mérito propio

El mayor impulso en su carrera ha sido la maternidad y ‘el miedo a volver a ser pobre’

2 Minutos de lectura

28 de Mayo 2020 / 17:53 CEST

Mahisha Dellinger, fundadora de CURLS, ha sabido aprovechar las adversidades de la vida para labrar una carrera de éxito que la ha hecho millonaria

© GettyImages

Mahisha Dellinger es hoy una de las mujeres más ricas del mundo, pero nadie le ha regalado nada. Criada en un barrio conflictivo de Sacramento (Estados Unidos), su infancia y adolescencia no fueron precisamente un camino de rosas. En su casa había escasez y en las calles, pandillas criminales, tiroteos y asaltos a casas. Ella, sin embargo, supo aprovechar de manera positiva esa experiencia, que sería clave en su carrera de éxito: “Cuando naces en el lado equivocado de las vías”, explica en una entrevista a Fox, “aprendes a adaptarte rápidamente y eres un superviviente”.

Mientras muchos de sus amigos acababan sucumbiendo al ambiente y se unían a las pandillas, ella supo mantenerse lejos. Se graduó en Administración de empresas y marketing, pero nunca pensó en ser empresaria, sino en tener un buen empleo. Comenzó trabajando en Intel Corporation y, aunque allí se sentía feliz, cuando tuvo a su primera hija, Kiana, se dio cuenta de que necesitaba una mayor libertad financiera para ofrecerle el mejor futuro posible. A raíz de ahí, todo cambió.

Fue entonces cuando empezó a plantearse cómo iría todo siendo su propia jefa. Durante una cena con su entonces prometido (su hoy esposo), le comentó lo que le costaba encontrar productos adecuados para su pelo. Mahisha es afrocamericana y en aquella época, 2002, no había mucha oferta para su tipo de cabello, por lo que la pregunta surgió casi de manera natural: ¿Por qué no creas tu propia línea de cuidado capilar?

2018 Black Women's Expo
Dellinger ayuda a otras personas a fundar sus propios negocios©GettyImages

Estaba claro que había un nicho de mercado, por lo que apostó por esa idea. No consiguió, sin embargo, la financiación necesaria y tuvo que invertir todos sus ahorros en el negocio, un riesgo que podría haberla llevado a la ruina, pero que le sirvió para crecer económicamente sin deberle nada a los bancos ni a nadie.

Creó la firma Curls, especializada en pelo rizado, y elaboró el primer producto en su propia cocina. Los inicios de la empresa fueron difíciles, a lo que, una vez más, supo sacarle provecho, ya que el lento crecimiento la ayudó a comprender su marca y el entorno empresarial. Eso también le permitió cometer errores a menor escala y que éstos no fueran tan visibles.

Así, Curls ha pasado de ser una pequeña empresa que se sacaba adelante en la casa de la fundadora a vender sus productos en más de 200.000 tiendas de todo Estados Unidos y a tener fieles clientes entre celebrities como Alicia Keys o Halle Berry. Gracias a eso, Mahisha Dellinger tiene hoy en día una fortuna que no solo asegura el futuro de Kiana y de sus otros tres hijos (que nacieron después de fundar Curls), sino que ayuda a otras personas a emprender, guiándoles para obtener el mayor éxito posible, e incluso tiene su propio programa de televisión.