La app que ayuda a gestionar el aforo en las piscinas comunitarias

Mediante una reserva comunitaria, los vecinos marcarían su espacio y tiempo de uso de las piscinas garantizando así no superar el límite de aforo

1 Minuto de lectura

27 de Mayo 2020 / 19:50 CEST EUROPA PRESS

Desinfección de piscinas coronavirus

La apertura de piscinas estaría disponible a partir de la fase 2 de la desescalada con cita previa y con un límite del aforo de un 30 por ciento

© GettyImages

Tres emprendedores españoles, Óscar Aguilera, Gaspar Fernández y Fernando Gómez han creado una nueva aplicación móvil llamada ‘MyTurn’ con el objetivo de facilitar la gestión de las piscinas comunitarias durante este verano, al analizar que serían muchos los edificios que no podrían abrir sus instalaciones por carecer de los recursos necesarios para la administración de los espacios compartidos por culpa de la crisis del coronavirus.

La aplicación MyTurn regula y controla quién está en la instalación limitando el aforo a lo que se indica en la normativa sanitaria. De ese modo, los vecinos que quisieran acudir a su piscina comunitaria reservarían su turno accediendo a la app. La misma le daría la reserva para un rango de tiempo, permitiendo así que todo el que quisiera, pudiera disfrutar del espacio de ocio sin superar aforo.

El diseño de la aplicación se ha creado para que todo el mundo pueda utilizarla y no surjan complicaciones. En tan solo tres pasos, cualquier vecino podría reservar su franja horaria de piscina y asegurarse de que disfruta de ese espacio de manera segura y respetando la norma.

Piscina hotel
Los planes de precios para la comunidad de vecinos parten de los 49€ anuales para edificios de hasta 30 vecinos©Hola

La plataforma está disponible para iOS y Android facilitando de ese modo que cualquier teléfono pueda ser la vía de entrada a la piscina cumpliendo la norma. Los planes de precios para la comunidad de vecinos parten de los 49€ anuales para edificios de hasta 30 vecinos.

La propuesta surgió en pleno estado de alarma, cuando comenzaron a hacerse públicos los datos relativos a la apertura de las piscinas comunitarias a partir de la fase 2. El punto de partida era la normativa del BOE que limitaba el aforo al 30% de la capacidad y la concertación de una cita previa con horarios por turnos, prohibiendo el acceso a la instalación fuera de los mismos. Sin embargo, la legislación, sin una herramienta concreta, complicaba sobremanera el control por parte de los edificios.