home/NOTICIAS

‘El Chicle’, tras recurrir la prisión permanente revisable: ‘Los investigadores mienten’

La defensa de José Enrique Abuín Gay reclama la nulidad del proceso por estar ‘contaminado’ por la influencia de los medios de comunicación

3 Minutos de lectura

26 de Mayo 2020 / 16:57 CEST EUROPA PRESS

José Enrique Abuín Gey, alias 'El Chicle'
‘El Chicle’, tras recurrir la prisión permanente revisable: ‘Los investigadores mienten’ © GTres

José Enrique Abuín Gey, alias ‘El Chicle’, ha vuelto a sentarse este martes en el banquillo, aunque en esta ocasión lo ha hecho a través de videoconferencia desde prisión. Condenado a prisión permanente revisable por el rapto, agresión sexual y asesinato de la joven Diana Quer, ha hecho uso de su derecho a la última palabra en la vista de apelación del caso para cargar contra los agentes de la Guardia Civil que investigaron el caso, al tiempo que su abogada ha reclamado la nulidad de un proceso que, en su opinión “estuvo contaminado” por una ”presunción de culpabilidad” contra él y ”no fue limpio”. ”Se han manipulado las pruebas”, ha sostenido.

Tras casi tres horas de sesión en la sede del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en A Coruña, el presidente del tribunal, Pablo Sande, le ha ofrecido la posibilidad de emplear su turno de palabra, algo que ha hecho. Ha asegurado que “hay cosas” en las que ”se puede demostrar” que los investigadores ”han mentido”.

Ante el tribunal, ha contado que en “octubre o noviembre de 2016”, poco después de la desaparición de Diana Quer en A Pobra, los agentes le requirieron sus dos vehículos para analizar. “Yo se los cedí, voluntariamente, revisaron los dos y los coches no tenían nada en el maletero”, ha dicho el procesado, en referencia al lugar donde la sentencia refleja que fue trasladada Diana hasta Asados.

Juan Carlos Quer, padre de la joven Diana Quer
Juan Carlos Quer, padre de la joven Diana Quer, sentado en los asientos del público en la sala del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG), que acoge la vista de apelación contra la sentencia que condenó a José Enrique Abuín Gey a prisión permanente revisable©GTres

Ha añadido que cortaron un “trozo del asiento delantero” porque “les daba como si hubiese algo” que, posteriormente, ”comprobaron que no tenía nada que ver con Diana”, ha afirmado. “No oculté nada, ni mucho menos, y si hubiese limpiado el coche, como dicen, no aparecería nada en los asientos”, ha subrayado.

VULNERACIÓN DE LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA

Durante la sesión, la abogada defensora ha hecho un alegato similar al que realizó en sus conclusiones del juicio por este crimen, en las que, de forma particular, ha puesto en duda la imparcialidad de las partes y ha asegurado que se “vulneró” la presunción de inocencia de su defendido.

Con ello, ha estimado la letrada, “se ha vulnerado lo que constituye el eje vertebrador de la justicia”. “De la mano de esta negación, se le ha privado -al condenado- de un juicio justo y con todas las garantías”, ha dicho la abogada, para quien no hubo un proceso “imparcial, garantista o limpio” y se condenó a ‘El Chicle’ ”sin pruebas, en base a suposiciones”.

Frente a la presunción de inocencia, Fernanda Álvarez ha asegurado que el caso “se resolvió con la tara de culpabilidad”, en un proceso en el que, ha señalado, tribunal, forenses o agentes ”no fueron imparciales”. ”No existe justicia si quien tiene que impartirla no es imparcial”, ha indicado la abogada, que ha culpado de esta situación a los medios de comunicación.

“MANIPULAR” PRUEBAS

La letrada ha ido más allá y ha acusado a los investigadores de “manipular las pruebas”, en particular la brida con la que los forenses y la sentencia acreditan que se estranguló a Diana. “Manipularon la brida y manipularon el pelo, cualquier observador lo puede comprobar”, ha dicho la defensa, que considera que este elemento ”fue colocado en la nuca” para fortalecer la tesis de la acusación a pesar de que ”apareció enmarañada en el pelo”.

Del mismo modo, y dado que no se fotografió de forma individual en la sala de autopsias antes de realizarla, Fernanda Álvarez ha asegurado que no existe “garantía” de que la brida encontrada en el pozo ”sea la misma” que se analizó.

También ha acusado a los forenses de no haber sido imparciales en sus consideraciones y de haber defendido que hubo agresión sexual sin hallar pruebas. Sobre el modo de la muerte y las lesiones del el hueso hioides, la abogada ha recordado que “es compatible con una compresión manual” y, por tanto, “no se puede descartar” la versión accidental de su defendido.