Un matrimonio se reencuentra con su hijo 32 años después de ser secuestrado en China

Mao Ying fue vendido cuando tenía dos años a una pareja que pagó cerca de 800 euros por él

2 Minutos de lectura

20 de Mayo 2020 / 10:32 CEST

CHINA-CRIME-FAMILY-RIGHTS

El bebé fue vendido a una pareja sin hijos de la provincia vecina de Sichuan que le cuidó como a un hijo

© GettyImages

Nunca perdieron la esperanza y siempre pensaron que su hijo seguía con vida en algún lugar del mundo, por ello, este matrimonio chino ha pasado más de tres décadas removiendo cielo y tierra para poder volver a abrazar a su hijo, quien fue secuestrado en 1988 cuando tan solo tenía dos años a las puertas de un hotel de la ciudad china de Xian, cuando su padre fue a buscar una botella de agua. Ahora 32 años después, Mao Yin, que actualmente tiene 34 años, se ha reencontrado de nuevo con sus padres, quienes se han convertido muy populares en China, por repartir sin descanso cientos de miles de carteles por todo el país con la foto de su hijo.

CHINA-CRIME-FAMILY-RIGHTS
Mao Yin tenía dos años en 1988 cuando fue secuestrado delante de un hotel de la ciudad china de Xian©GettyImages

Mao Yin, que nació el 23 de febrero de 1986 y a quien su madre, Li Jingzhi, describía como un bebé “muy inteligente, lindo y saludable”, según una entrevista publicada en el diario South China Morning Post el pasado mes de enero, fue vendido por 800 euros a una pareja sin hijos que vivía en la vecina provincia de Sichuan, a 600 kilómetros más al suroeste. Y fue allí donde este matrimonio, cuyos nombres no han sido revelados, crió a Mao como si fuera su hijo biológico.

Sin embargo, a finales del pasado mes de abril, la policía de Xian recibió una pista de que un hombre de la provincia de Sichuan que había comprado un niño en la década de los 80 y decidieron seguirle la pista utilizando tecnología de reconocimiento facial para analizar fotos antiguas de Mao. Crearon así una imagen simulada de cómo se vería ahora, compararon esa foto con las de una base de datos nacional, y una prueba de ADN finalmente confirmó que era él. Su nombre actual era Gu Ningning.

Aunque la madre de Mao, se enteró de que su hijo había sido encontrado el pasado 10 de mayo, Día de la Madre en China, la familia finalmente no se reunió hasta el pasado lunes en una rueda de prensa policial transmitida por el canal de televisión estatal chino CCTV. “Este es el mejor regalo que he recibido”, dijo Li al enterarse de la feliz noticia.

CHINA-CRIME-FAMILY-RIGHTS
La madre de Mao, Li Jingzhi contó en la televisión pública CCTV que tras la desaparición de su hijo dejó su trabajo y distribuyó sin éxito más de 100.000 avisos de búsqueda©GettyImages

Las emocionantes imágenes de este reencuentro ya han dado la vuelta al mundo, así como las palabras de su madre, quien mirando de nuevo a los ojos de su hijo le decía: “No quiero que me deje más. No dejaré que me deje más”. Mao, por su parte, expresó su deseo de mudarse a Xian para vivir con sus padres naturales.

El secuestro y el tráfico de bebés es un problema desde hace décadas en China. No hay cifras oficiales sobre cuántos niños son secuestrados cada año, pero en el sitio web de la organización Baobei Huijia hay 14.893 publicaciones sobre niños desaparecidos y 7.411 niñas, tal y como señala la BBC. En 2015, se estimó que 20.000 niños eran secuestrados cada año en China. En 2009, el Ministerio de Seguridad Pública chino creó una base de datos de ADN que desde entonces ha ayudado a encontrar a más de 6.000 niños desaparecidos.