Esta es la espontánea propuesta para dar un ‘digno final’ a los aplausos colectivos de las 20 horas

Fue el pasado 14 de marzo cuando todos salimos a los balcones para homenajear la labor de los sanitarios y los profesionales de servicios básicos

2 Minutos de lectura

14 de Mayo 2020 / 10:41 CEST

Family applauding from the balcony of their home

La cita de las 20.00 arrancó al principio del confinamiento para homenajear la labor de los sanitarios y los profesionales de servicios básicos

© GettyImages

Se acaban de cumplir dos meses desde aquella emotiva propuesta de salir a aplaudir a los balcones para homenajear la labor de los sanitarios y los profesionales de servicios básicos. Sin embargo, ahora, la intensidad de los aplausos ha bajado con respecto a las primeras semanas debido a que más de la mitad de la población española entró el lunes en la fase 1 de la desescalada y las medidas de confinamiento por el coronavirus ya no son tan restrictivas como al principio, cuando la ciudadanía tiraba de imaginación para hacer más amena la cuarentena.

Los trabajadores del CHUAC aplauden a sus compañeros de las UCI
En algunos lugares, especialmente en aquellos que ya están en fase 1, han comenzado a apagase los aplausos diarios de las ocho de la tarde©Twitter

Es por ello, que han comenzado a surgir algunas voces que llaman a realizar un final digno a esta bonita propuesta, que se inició aquel 14 de marzo a través de las redes sociales y aplicaciones de mensajería como respuesta a la pandemia del coronavirus, antes de que acabe apagándose por completo, sin pena ni gloria.

Así que, con el objetivo de poner el mejor de los finales a este gesto, que nos ha permitido conocer un poquito más a los vecinos de nuestro barrio, ya ha comenzado a circular un mensaje que propone unirnos todos de nuevo y a la vez este domingo a las 20.00 horas para dar el mejor y el más largo aplauso que hayamos hecho hasta ahora, estemos donde estemos, en la calle, en casa, donde sea, para cerrar con la mayor dignidad posible este espontáneo homenaje que no se merece acabar decayendo poco a poco.

La cita que comenzó a las 22.00 horas y pasó a los pocos días a celebrarse a las 20.00 horas para que pudieran sumarse los niños arrancó al principio del confinamiento con la luz de la luna para pasar a la claridad con el cambio horario el último domingo de marzo. Desde entonces, los españoles no han fallado a su cita diaria en sus balcones y ventanas.