Valencia suspende las Fallas 2020 por el coronavirus

El Ayuntamiento de Valencia, junto con representantes del mundo fallero, han decidido suprimir definitivamente las fiestas tradicionales valencianas que habían sido pospuestas para el mes de julio

1 Minuto de lectura

13 de Mayo 2020 / 19:14 CEST EUROPA PRESS

Falla con mascarilla siendo quemada durante las fallas de Valencia en 2020

Muchas fallas ya habían sido quemadas sin público durante la Cremà de la falla municipal de València el pasado 17 de marzo por el coronavirus

© GettyImages

El Ayuntamiento de Valencia y representantes del mundo fallero han decidido suspender las Fallas de 2020 debido a la pandemia de la Covid-19, y dejar las celebraciones para 2021. Así lo ha comunicado el alcalde, Joan Ribó, en rueda de prensa este miércoles por la tarde junto al presidente de Junta Central Fallera, Carlos Galiana, después de reunirse durante la tarde con artistas falleros y representantes de las comisiones.

Ribó ha anunciado un plan específico de apoyo a la fiesta, así como la propuesta de que las Falleras Mayores de Valencia 2020, Consuelo Llobell y Carla García, continúen ejerciendo en 2021. Las Fallas se suman a la suspensión de otras fiestas de la Comunitat Valenciana, como la Magdalena de Castelló y les Fogueres de Alicante, que se decidieron suspender este martes.

Conjunto de fallas sin quemar por culpa del coronavirus en Valencia
Junto con las Fallas, Valencia se ha visto obligada a suspender otras celebraciones tradicionales como la Magdalena de Castelló y les Fogueres de Alicante©GettyImages

Las fiestas solo habían sido suspendidas en tres ocasiones durante su historia

La crisis sanitaria global desatada por la Covid-19 provocó en marzo que se aplazaran las Fallas de Valencia con julio como fecha provisional. Las fiestas josefinas solo habían sido paralizadas anteriormente por conflictos bélicos y una tasa en el siglo XIX.

En concreto, se suspendieron por estar el país inmerso en guerras, la de Cuba de 1896 y la Civil, y una más por motivos económicos, cuando la subida a 60 pesetas del impuesto municipal en 1886 por el montaje en la calle llevó a las comisiones, de forma individual, a no ocupar la vía pública.