El Vaticano archiva la investigación sobre la búsqueda de la joven Emanuela Orlandi en el cementerio alemán

Se trata de la hija de un empleado del Vaticano que desapareció en circunstancias misteriosas en 1983

1 Minuto de lectura

30 de Abril 2020 / 18:24 CEST EUROPA PRESS

Carteles de Emanuela Orlandi

La joven tenía 15 años cuando el 22 de junio de 1983 desapareció a la salida de su clase de música en el centro de Roma

© GettyImages

La Justicia del Vaticano ha decretado la clausura de las investigaciones sobre la búsqueda de los restos de la joven Emanuela Orlandi en el cementerio alemán, que se sitúa dentro de los muros de la Santa Sede. Se trata de una joven hija de un empleado del Vaticano que desapareció en circunstancias misteriosas 1983.

Según ha informado la oficina de prensa del Vaticano, la juez del Estado de la Ciudad del Vaticano aceptó la solicitud del fiscal para archivar definitivamente el caso. Las diligencias para encontrar sus restos en el cementerio del Vaticano fueron abiertas el año pasado después de el abogado de la familia, cuyo caso es uno de los grandes misterios de la reciente historia italiana, realizase la petición legal.

No obstante, el juez del Vaticano ha dispuesto la autorización a la familia de Orlandi a proceder en privado “a cualquier investigación adicional sobre algunos fragmentos ya encontrados y conservados en contenedores sellados en la Gendarmería”.

La familia de Emanuela Orlandi
Muchas teorías apuntaban a la que la pequeña había sido secuestrada por un grupo extremista turco para pedir la liberación de un terrorista acusado de atentar contra el papa Juan Pablo II©GTres

Emanuela Orlandi tenía 15 años cuando el 22 de junio de 1983 desapareció sin dejar rastro a la salida de una clase de música en la Plaza de San Apolinar, en el centro de Roma. Algunas hipótesis que no llegaron a ser confirmadas por la Justicia italiana apuntaban a que la joven podía haber sido secuestrada por un grupo extremista turco para pedir la liberación de Ali Agca, el terrorista encarcelado entonces por haber atentado contra el papa Juan Pablo II en 1981.

Otras teorías sugerían que Orlandi fue víctima de una red de pederastia detrás de la cual se encontrarían altos jerarcas de la Iglesia. La Fiscalía de Roma investigó también la presunta relación del caso con la Banda de la Magliana, la organización criminal que sembró el terror en la capital italiana durante los años del plomo.