Los moteros van casa por casa para llevar los deberes a alumnos sin internet

Se trata de 30 voluntarios gallegos que se han puesto a disposición de Protección Civil

1 Minuto de lectura

23 de Abril 2020 / 17:12 CEST

Un niño haciendo los deberes escolares en casa

© GettyImages

Niños sin internet o sin impresora en casa que no pueden seguir correctamente las clases online o hacer los deberes en esta situación excepcional del estado de alarma. En Galicia, en concreto en el municipio de Culleredo, eso no supone un problema, ya que una treintena de moteros les llevan cuadernos de trabajo y fichas a su puerta para que puedan seguir estudiando.

Se trata de tres grupos de amantes de las motos (Grupo Motero Arrincadeira, Motad Coruña y Moteros Herculinos) que se han puesto al servicio de Protección Civil para ayudar a este fin. Ya se han beneficiado de este servicio tan especial 125 alumnos de infantil del Colegio Ponte Pasaxe, a los que han llevado las fichas de tareas que sus profesores han seleccionado y se han imprimido previamente en el centro.

Los llevan casa por casa, pero, como no podía ser menos, con mascarilla y respetando la distancia de seguridad. Dejan el sobre con los deberes en el felpudo de la puerta, saludan desde al menos 2 metros y se marchan.

Motero lleva deberes
Uno de los moteros voluntarios lleva los deberes a casa de una niña de Culleredo©Captura de pantalla de Informativos Telecinco

Junto a estos repartidores tan especiales, otro grupo de moteros, el Chapter Coruña Harley Davidson, hace una labor muy similar, pero entre mayores o población de riesgo, a quienes acercan a sus domicilios alimentos o productos farmacéuticos (además de llevar también libros y deberes a los niños).

Decenas de voluntarios motorizados que se han convertido en una pieza clave para evitar que evitar incrementar las desigualdades sociales durante el confinamiento. Y, como dice a Informativos Telecinco el padre de una de las pequeñas escolares beneficiadas por este peculiar servicio, los niños, tan contentos por “poder seguir con su vida normal, pero dentro de casa”.