home/NOTICIAS

El Congreso aprueba una nueva prórroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo

Tras un intenso debate que se ha alargado durante todo el día, la Cámara baja ha avalado la prórroga propuesta por el Gobierno de Coalición y apoyada también por PP, Cs y PNV

3 Minutos de lectura

22 de Abril 2020 / 18:24 CEST E.V. / EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este miércoles en el Pleno del Congreso en el que se debatía la prórroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este miércoles en el Pleno del Congreso en el que se debatía la prórroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo

© GTres

El Pleno del Congreso ha avalado este miércoles una nueva prórroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo, inclusive, tras un intenso debate que ha durado todo el día. La prórroga ha recibido 269 votos a favor, provenientes de PSOE, Unidas Podemos, Partido Popular, Ciudadanos, PNV y y casi todos los partidos minoritarios. En contra han votado Vox, la CUP y JxCat, y se han abstenido ERC y EH Bildu. Durante su intervención, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asumido que se producirán nuevas rectificaciones en las decisiones que tome su Ejecutivo en los próximos meses, cuando se lleve a cabo una relajación gradual de las restricciones a los desplazamientos y la actividad económica y comercial en función de cómo vaya evolucionando la epidemia.

Sánchez ha defendido que no se interprete esos pasos atrás como “un fracaso”, sino como una rectificación ”en positivo” que se explicará simplemente por la conveniencia de ”escalar” las restricciones en aquellos lugares donde se constante que se han relajado las medidas de manera precipitada. Una forma de operar que el líder del PP, Pablo Casado, ha pretendido ridiculizar caricaturizándola como la característica ”yenka” de este Gobierno: un pasito para adelante, otro para atrás.

El líder del PP, Pablo Casado, ha pedido al presidente que no mienta y que reconozca sus errores, en tanto que el PNV se ha centrado en la manera con la que ha tomado algunas decisiones, como la de permitir a los niños de hasta 14 años que salgan a dar paseos a partir del 27 de abril.

Cs ha advertido de que su respaldo no puede considerarse un cheque en blanco y otras formaciones como Más País o Compromís han demandado más contundencia en la puesta en marcha de un nuevo modelo fiscal o en el blindaje de la sanidad pública, respectivamente. Son muestras del tono que ha circulado por un debate que comenzó a las 9.00 horas con la intervención de Sánchez, a lo largo de la cual esgrimió que la tercera prórroga era necesaria para seguir avanzando con prudencia en la lucha contra la COVID-19. En este sentido, ha vaticinado una “desescalada” lenta y gradual, sin pasos en falso, a partir de la segunda mitad de mayo.

Uno de los aspectos de los que han hablado prácticamente todos los portavoces ha sido de la necesidad de un pacto por la reconstrucción del país tras la crisis del coronavirus. Tanto el PSOE como el PP, con el aval de Sánchez, quieren que la comisión parlamentaria que albergue los trabajos para dicho gran pacto empiece la semana que viene.

El Pleno del Congreso de este miércoles, con los diputados ubicados siguiendo el distanciamiento social
El Pleno del Congreso de este miércoles, con los diputados ubicados siguiendo el distanciamiento social©GTres

Sánchez ha apostado por “una gobernanza compartida” con las Comunidades Autónomas, diputaciones y ayuntamientos en la llamada ”fase de desescalada” que se iniciará de manera generalizada en la segunda quincena de mayo, si bien el presidente ha abierto la puerta a que pudiese haber alguna medida de alivio para territorios determinados en el periodo comprendido entre el 26 de abril y el 9 de mayo, gracias a que la prórroga habilitará al ministro de Sanidad, Salvador Illa, para actuar en este sentido, tanto con el objetivo de aliviar las medidas como de modificarlas o restringirlas aún más.

Sánchez ha incidido no obstante en que el espíritu con el que actuará el Gobierno se resume en que es preferible pecar de prudentes que ser temerarios, si bien no tiene dudas acerca de la conveniencia de aplicar una hoja de ruta para la relajación de las medidas “asimétrica”, es decir que no sea igual para toda España, con la implicación de las Comunidades Autónomas en su diseño, pero bajo la coordinación del Gobierno de España, dado que los marcadores que permitirán poner en marcha ese levantamiento progresivo de las restricciones sí han de ser los mismos para todo el país.

Como muestra de la voluntad del Gobierno de contar con las comunidades autónomas en este diseño, cuyos trabajos coordina la vicepresidenta cuarta del Ejecutivo, Teresa Ribera, Sánchez ha recordado que fue iniciativa del propio Ejecutivo pedir a los gobiernos autonómicos un contacto de sus expertos de cabecera en materia de planes para la fase de “desescalada”.

Sánchez ha explicado que la relajación de las medidas de forma asimétrica tendrá que ver más con el tamaño de los municipios y sus características (no es lo mismo la vida en una gran ciudad que en un pueblo) que con el ámbito autonómico en sí mismo. “Tendremos en cuenta la diversidad territorial”, ha prometido, si bien ha defendido que hasta el momento las medidas impuestas se apliquen igual en todo el territorio porque es lo que ha permitido controlar la epidemia, como demuestra que el ritmo en los contagios haya pasado de crecer un 35 por ciento al dos por ciento y siga bajando.

El presidente se ha defendido de las críticas que Casado ha dirigido contra su gestión, asegurando que para la comunidad científica en todo el mundo el nuevo coronavirus y la enfermedad que causa (COVID19) es aún un “iceberg”, en el sentido de que es más la parte que está sumergida que a la vista, por lo que ha instado al PP a que no saque conclusiones precipitadas de los datos sobre el efecto del coronavirus en nuestro país hasta no tener una fotografía global más completa. Pero sobre todo le ha pedido que no use el impacto de la enfermedad en España como ”arma arrojadiza” contra el Gobierno.

En este sentido, ha propuesto pensar entre todos qué sistema de salud queremos “para el futuro”, una vez comprobado que éste, así como el número de camas y de UCI, son elementos que inciden en los efectos de una epidemia como ésta. ”En España en algunas Comunidades Autónomas más que en otras hemos estado al borde del colapso, sin señalar a nadie”, ha deslizado, en alusión al impacto mayor de la epidemia en la Comunidad de Madrid.