La pareja de médicos que pasa el que iba a ser el día de su boda luchando contra el coronavirus

Se trata de la segunda ocasión que una catástrofe trunca los planes de boda de Greta y Max

2 Minutos de lectura

20 de Abril 2020 / 18:47 CEST

Dos médicos en la ventana de un centro hospitalario

Imagen de archivo de dos médicos en la ventana de un centro hospitalario

© GTres

Greta y Max es una pareja australiana de médicos que ha pasado el que iba a ser el día de su boda de manera muy diferente a como se imaginaban: trabajando, luchando en primera línea de fuego contra el coronavirus. Son muchas las parejas que han visto truncados sus planes nupciales, pero lo de ellos parece de película, ya que es la segunda catástrofe que les afecta al respecto.

La anterior catástrofe, aunque de índole totalmente distinta a la pandemia mundial actual, fue la de los devastadores incendios que asolaron su país a finales del año pasado. Greta y Max se encontraban disfrutando de las vacaciones navideñas en Reino Unido, con la familia de él, cuando vieron a través de la televisión que las llamas acabaron con el lugar en el que se iba a celebrar la boda.

Después de aquello y a pesar del escaso margen de tiempo que tenían, encontraron otra localización en la que casarse el mismo día que tenían previsto, el 11 de abril. Cuando justo dos semanas antes asumieron que iban a tener que cancelar la boda, no se lo podían creer: “Para ser honesta, parece una broma”, ha comentado Greta en el periódico australiano ‘Sydney Morning Herald’.

Los sanitarios, que trabajan en el mismo hospital, el Royal North Shore de Nueva Gales del Sur, se encontraban en Australia occidental cuando se cerraron las fronteras a causa de la expansión del coronavirus, por lo que tuvieron que quedarse allí y decidieron acudir a prestar sus servicios a un centro hospitalario de la zona, el Hospital Regional de Geraldton.

Max compartió, el mismo día 11, una foto en su perfil de Facebook en la que aparecen él y su prometida dándose un beso y llevando dos carteles en el que se puede leer el siguiente mensaje: “Hoy deberíamos estar casándonos, pero en cambio estamos trabajando por vosotros, así que quedaos en casa”.