El distanciamiento social ¿una medida que ha llegado para quedarse?

Un estudio de Harvard vaticina que esta medida podrá prolongarse en el tiempo, al menos, hasta 2022

1 Minuto de lectura

16 de Abril 2020 / 09:38 CEST

distanciamiento social

Un estudio señala que el distanciamiento social de forma intermitente, al menos hasta el 2022, sería una de las medidas clave para evitar la propagación del coronavirus

© GettyImages

El distanciamiento social, como mínimo de un metro y medio, es estos días la mejor forma para evitar la propagación del coronavirus mientras no se encuentre una vacuna o un tratamiento antiviral eficaz, es por ello que un estudio de la Universidad de Harvard ha señalado que es muy probable que haya que recurrir a esta medida tan drástica de forma intermitente hasta 2022, pues existe la posibilidad de que surjan un nuevo brote.

Es por ello que tendremos que estar atentos a la evolución del virus en los próximos cinco años y ver si se convierte en una enfermedad estacional como es la gripe, eso depende de la cantidad de población que se haga inmune al nuevo coronavirus y de eso, aún, se sabe muy poco. Los expertos insisten por ello en que hay que generalizar cuanto antes las pruebas que la miden, es decir, las de serología, por lo tanto hasta que esa inmunidad sea global o exista una vacuna potente, el distanciamiento social aplicado cuando haya rebrotes sería esencial para evitar la propagación del virus, mientras tanto tendremos que conformarnos con la vuelta a una “nueva normalidad”.

Distanciamiento social
Levantar las medidas de distanciamiento social pondría en riesgo el hecho de retrasar el pico de la epidemia©GTres

“Incluso en el caso de una aparente eliminación del virus”, han señalado los científicos cuyo estudio se se ha publicado este martes en la revista Science, “el sondeo del SARS-CoV-2 debería ser mantenido puesto que es posible que vuelva a aparecer hasta tan tarde como 2024”.

En todo caso, lo que este grupo de expertos parece tener muy claro es que el virus ha venido para quedarse y que es altamente improbable que desaparezca después de esta primera oleada, como fue el caso del brote de SARS de 2002-2003.