¡La ciudad es suya! Jabalís, ciervos, corzos y otros animales que campan por las grandes urbes durante el confinamiento

No existen estudios que demuestren que los animales que habitan en las grandes urbes se sientan ”más cómodos” ahora que antes de la pandemia

2 Minutos de lectura

14 de Abril 2020 / 14:16 CEST EFE/ AGS

Animales salvajes en las grandes urbes

Pavos reales pasean por el centro de Madrid

© @emanuelbotis

Es difícil de creer, pero la vida, estos días de confinamiento a causa del Covid-19, no deja de sorprendernos. Quién iba a imaginar que en pleno 2020 veríamos a jabalís paseándose a sus anchas por la Diagonal de Barcelona, a pavos reales contonearse por el centro de Madrid o a corzos corriendo a velocidad por las calles de Valladolid. Probablemente nadie, pero estas curiosas imágenes no dejan de sucederse estos días.

Nada acostumbrados a ver fauna salvaje en sus calles, algunos ciudadanos de las grandes urbes han podido vislumbrar estas escenas durante la cuarentena y, como no podía ser de otra manera, no han dudado en compartirlas en sus redes sociales.

  
  
  

Ciervos a pocos kilómetros de París, lobos en pleno Londres o un grupo de delfines jugando en las aguas de Venecia son otras de las secuencias que se unen a las que hemos visto en nuestro país. La prácticamente nula presencia de seres humanos y la brusca bajada de la contaminación ha provocado la presencia de animales inusuales sueltos en las calles de las grandes ciudades.

  
  

La organización SEO/Bird Life ha revelado a EFE sostienen que ver algún ejemplar de fauna salvaje en lugares poco poblados y poco ruidosos “no es nada nuevo ni nada raro”.

Lo que sucede ahora, añaden desde esta organización, es que durante la cuarentena por el coronavirus “hay menos ruido y se escucha más el canto de las aves y eso antes pasaba desapercibido”. Señalan asimismo que los pavos reales que se han visto en algunas calles del centro de Madrid tal vez sean los del parque de Fuente del Berro “que se han movido” y mantienen que no existen estudios que demuestren que los animales que habitan en las grandes urbes se sientan ”más cómodos” ahora que antes de la pandemia.