Así es la historia de amor que nació del confinamiento por el coronavirus y ya tiene millones de seguidores

Jeremy es fotógrafo y estaba documentando cómo la gente sobrellevaba el aislamiento en los tejados de sus casas… hasta que se fijó en una chica que estaba bailando

4 Minutos de lectura

13 de Abril 2020 / 14:39 CEST

Él es fotógrafo y la encontró bailando en el tejado

En su segunda cita, pasearon por Brooklyn.

© jermcohen

El coronavirus nos ha confinado en casa y durante este asilamiento estamos siendo testigos de múltiples historias de superación, del día a día, unas muy divertidas, otras ingeniosas, las hay emotivas… Y sin duda alguna, hay una que destaca por encima del resto porque tiene en vilo a millones de seguidores. Se trata de los episodios que están protagonizando dos habitantes de Nueva York: el amor en tiempos del Covid-19.

Hagamos las pertinentes presentaciones. Ella es Tori Cignarella y él es Jeremy Cohen, un fotógrafo que invertía parte de su cuarentena observado las azoteas de los edificios que rodean al suyo para documentar qué está haciendo la gente para sobrellevar el confinamiento. ‘Hace unos días me fijé en una chica que bailaba en su azotea. Me sentí muy atraído por su energía, salí al balcón, le agité la mano y ella me devolvió el saludo’, explica.

Así empezó todo. Después de esta curiosa presentación, Jeremy quiso ir un paso más allá: mandó a Tori su número de teléfono. ¿Cómo? Con un dron que voló desde su casa hasta la azotea. Ella le escribió, empezaron a hablar y él no se lo pensó dos veces: le pidió una cita. Todo un reto teniendo en cuenta el confinamiento. Para ello, contaron con la ayuda de la compañera de piso de la chica: ‘Estaba en el tejado y yo en mi balcón con una escena similar: una mesa pequeña, vino y comida. Durante la cita estábamos conectados en una videollamada en Facetime y podíamos vernos y saludarnos el uno al otro’.

Él es fotógrafo y la encontró bailando en el tejado
Su primera cena fue a distancia.©Instagram: jermcohen

Dos citas

Tras esta primera toma de contacto, ambos quisieron ir un paso más allá porque, aunque parezca imposible, lograron verse en persona sin romper las normas. Jeremy se metió en una burbuja de plástico para bajar a la calle, hablar con Tori y pasear juntos: ‘Estoy disfrutando de haber conocido a una persona increíble. Normalmente no tomo estos riesgos, pero estar encerrado en una caja me inspiró, me puso creativo y me hizo conectar con alguien más’.

Una historia de amor surgido en medio del coronavirus y que se puede seguir a través de las cuentas que ambos tienen en sus redes sociales. Y es que tienen millones de seguidores que están enganchados a los avances de su relación.