Creatividad vs. coronavirus: reinventa un viaje de lo más original en diez metros cuadrados

El Estado de Alarma le obligó a cancelar unas vacaciones con su familia en la nieve, pero Philipp no se iba a quedar sin practicar su deporte favorito

2 Minutos de lectura

07 de Abril 2020 / 13:46 CEST

El coronavirus le deja sin vacaciones, pero acaba disfrutando de su deporte favorito

El aislamiento no ha podido con sus ganas de esquiar.

© Youtube

Philipp Klein Herrero es ingeniero y trabaja en la fábrica que Seat tiene en Martorell. También es profesor de esquí y cuando el Gobierno de España declaró el Estado de Alarma para frenar el coronavirus, él estaba a punto de subirse a un autobús para disfrutar de unas vacaciones en la nieve. No lo hizo, pero tampoco se ha quedado sin deslizarse por las pistas. En el salón de su casa y con los medios justos, lo ha conseguido.

“Tenía un billete para ir a La Grave (Francia) y pasar una semana con mi familia. Era un viaje para el que había ahorrado durante todo el año, pero cuando vi que la situación se estaba complicando por minutos decidí que era un poco inmoral irse mientras había gente muriendo en España por Covid-19” explica el protagonista a la Agencia AFP. Philipp se quedó en casa, pero sus ganas de nieve seguían intactas y pensó que algo tenía que hacer para remediarlo.

El coronavirus le deja sin vacaciones, pero acaba disfrutando de su deporte favorito
El primer paso fue llegar hasta la cima.©Youtube

Explica que el confinamiento le hizo pensar mucho en el esquí y empezó a buscar la forma de practicar este deporte sin salir del salón. La inspiración le llegó a través de todos los vídeos que la gente estaba mientras, en la medida de lo posible, practicaban en sus casas: “Tenía dudas sobre si iba a ser técnicamente posible con los medios limitados que tenía, pero me puse a hacer el guión”.

Una montaña en el salón

Así fue como, con imaginación, su equipación y una sábana, montó una pista de esquí en los diez metros cuadrados que tiene una de las estancias de su casa. Colocó una cámara en el techo y grabó sus aventuras en la montaña en stop-motion. Seis horas después tenía un vídeo que se ha hecho viral y ya acumula más de medio millón de reproducciones en Youtube.

El coronavirus le deja sin vacaciones, pero acaba disfrutando de su deporte favorito
Algunos de los saltos no terminaron del todo bien.©Youtube

Las aventuras de este ingeniero empiezan con él durmiendo en la ladera de una montaña nevada. Después de escalarla y hacerse el correspondiente selfie en la cima, llega la hora de descender. Para ello, se calza los esquíes y baja por las diferentes trazadas e, incluso, hace piruetas sobre la nieve. Eso sí, alguna no sale del todo bien y Philipp termina por los suelos. Además, aprovecha la ocasión para rematar la grabación recordando a todos la importancia de permanecer a salvo del Covid-19 quedándonos en casa.